Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Opinión

María Consuelo Porras

“La autoridad es una cuestión de inteligencia, honradez, humanidad, valor y severidad”. Sun Tsu .

— Danilo Parrinello
Más noticias que te pueden interesar

En los últimos meses he dedicado mis columnas semanales al tema de los partidos y los candidatos, Thelma Aldana, Alejandro Giammattei, Edmond Mulet, Zury Ríos, Sandra Torres y Luis Velásquez Quiroa, los que supuestamente participarán en las elecciones del año entrante.  En alguna ocasión he dejado el tema político para abordar otros de interés nacional como lo haré hoy. Pienso hacerlo así en lo sucesivo y al final de cada artículo, dedicaré unas líneas para divulgar los nombres de los candidatos que vayan surgiendo o desaparecido, para así mantenernos al día de lo que se dice sobre ese particular.

El nombramiento de la doctora María Consuelo Porras Argueta como Fiscal General de la República de Guatemala y Jefe del Ministerio Público, ha sido el evento nacional de mayor transcendencia y acierto gubernamental en lo que va del año. Debemos recordar que cada uno de los que han ocupado tal cargo han imprimido al puesto un carácter, un estilo y han dado un “sabor” especial a su gestión. Han sido mujeres destacadas en su profesión quienes en los últimos años han logrado ser odiadas, algunas por muchos, más de lo que ellas se imaginan, y amadas por otros, menos de los que ellas piensan. Los que digo es “políticamente incorrecto”, eso lo sé, pero a mí eso nunca me ha importado, no me paga ninguna ONG, ni tengo que quedar bien con alguien, para me inviten a algún viajecito o coctel por lo que escribo. Risa me han dado, y no solo a mí, lo que comentan algunos aprendices de político que por las dos veces que han hablado con “el embajador” o con “don fulanito”, ya se creen políticos, analistas y con ínfulas de “estadista”; hablan babosadas dictando cátedra.

Me agradó mucho el nombramiento de María Consuelo Porras Argueta de Porres, e igual ha sido para muchísimos que así lo han manifestado. La Doctora Porras no llega al cargo por compromisos políticos ni compadrazgos ni por padrinos o madrinas influyentes o con nexos con impresentables, como se ha rumorado que sí sucedió con alguien en el pasado. La Doctora Porras no es una improvisada; ha sido Magistrada de la Sala de Apelaciones, Supervisora de Tribunales, Fiscal y Jefe de sección de Asuntos Constitucionales y Amparos y Exhibición Personal en el MP. Fue además Magistrada de la sala de Apelaciones de la Niñez y Adolescencia. Fue electa por la Corte Suprema de Justicia, Magistrada Suplente de la Corte de Constitucionalidad.

La Doctora Porras, es casada con el licenciado Gilberto Porres, y ha dedicado parte de su vida a la docencia, es conocida por ser una persona fiel a sus principios religiosos donde ha prevalecido, ante todo, su fe, su honradez y sus valores. Ha sido para quienes la conocen una persona ante todo ética. Quiera Dios que así se mantenga para bien de los guatemaltecos.

 

Nota política: se asegura que para el TSE no es posible la cancelación del Partido “FCN-Nación”, ya que no hay pruebas para ello; allí se menciona a Mario Méndez Montenegro como presidenciable.

P.S. Liberen ya a Max Quirín y al Coronel Chiroy.

Etiquetas: