Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Opinión

Los Galich

Seguí escuchando el apellido Galich, cuando en la Facultad de Medicina, con  voz tranquila y agradable nos hablaba de Histología el profesor Luis Fernando Galich.

— José Barnoya
Más noticias que te pueden interesar

Escuché por primera vez el apellido Galich en 1944, cuando como parte del programa de Oratoria nos anunciaron que uno de los grandes oradores universitarios nos daría una plática en el Instituto Nacional para Varones. Fue así como abordó la tribuna el bachiller Manuel Galich López y por varios minutos nos habló –con palabra clara, sonora y agradable– de la Oratoria, la forma de elaborar un discurso, cómo acentuar las palabras, separar las frases y emitir el mensaje principal.

Aquella tarde de junio, el Paraninfo Universitario estaba hasta las banderas de universitarios y pueblo. Entre todos los oradores sobresalían José García Bauer y Meme Galich. Al finalizar su discurso incendiario, soltó Galich la frase: –“Voy a desenmascarar a un tirano: Jorge Ubico”. El aplauso salió del Paraninfo y llegó hasta el Palacio Nacional.

Ya caída la dictadura militar, llegó como Director del Instituto  Central, Manuel Galich quien organizó los concursos de Oratoria. Recuerdo bien que el representante de primer año fue Edgar Lemcke (asesinado por un verduguillo anónimo, un 20 de julio de 1950).

Seguí escuchando el apellido Galich, cuando en la Facultad de Medicina, con  voz tranquila y agradable nos hablaba de Histología el profesor Luis Fernando Galich,  hermano médico del líder revolucionario.

Años después inició Luis –hijo de Manuel– su brillante carrera de cantautor, y con la canción Vuestros Pies alegró las calles de esta triste aldea. Acompañado de la Mitad de mi naranja, que triunfó en el OTI, plagó de canciones el panorama nacional, con su voz sonora, melodiosa y vibrante que, conservó hasta el último día: la misma voz que le valió a su padre, el sobrenombre de “El verbo de la Revolución”.

 

Etiquetas: