Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Estamos retrocediendo

Solo la unidad y la acción conjunta de los movimientos sociales, podrá evitar un peligroso retroceso y la pérdida de derechos ciudadanos.

— Miguel Ángel Albizures
Más noticias que te pueden interesar

Los hechos acaecidos durante este trágico mes de mayo ameritan una profunda reflexión, pues implican un retroceso a un oscuro pasado y también el riesgo de la implementación del fascismo en Guatemala. Entre esos hechos, cabe destacar: el asesinato de tres líderes comunitarios; los ataques a periodistas y medios de comunicación, que informan y denuncian la crítica situación provocada por el presidente; el ataque a embajadores; el establecimiento de alianzas con nefastas potencias y la deslegitimación del trabajo realizado por la CICIG y Ministerio Público, para fortalecer el pacto de corruptos.

Pareciera que Guatemala está condenada al sufrimiento y a soportar toda clase de calamidades: económicas, políticas, sociales y culturales, pues mientras unos pocos se embolsan todo, la gran mayoría carece de lo más elemental para una vida digna. La niñez guatemalteca muere de hambre, y los que pueden contribuir a salvar vidas no mueven un dedo, mucho menos un centavo. Las políticas públicas solo favorecen a los corruptos y criminales, y no al pueblo, pues los diputados cierran los ojos y prefieren proteger al presidente, al no retirarle su derecho de antejuicio, pese a las graves denuncias de financiamiento ilícito al partido que lo llevó al poder.

A esto hay que sumar la violencia política, pues la persecución y asesinato de líderes comunitarios no ha sido solo en este mes. Los que se han atrevido a protestar y denunciar la realidad que se vive y el abuso de las transnacionales, están tras las rejas o han sido asesinados. No hay que olvidar que los tres asesinatos se produjeron después que el presidente acusara, en pleno Parque Central, a Codeca de ser responsable de la muerte de un niño y de todos los males del país, sin faltar el ataque contra del Procurador de los Derechos Humanos, porque no se pliega a sus mezquinos intereses.

Está más que comprobado que el presidente, Jimmy Morales, es incapaz de gobernar y no representa la unidad nacional, por el contrario polariza, provoca inestabilidad y se echa encima a la comunidad internacional, por ser parte del pacto de corruptos y por la falta de apoyo y los ataques continuos al comisionado Iván Velásquez y a la exfiscal general Thelma Aldana.

Lo que no sabe el presidente, ni su Ministra de Relaciones Exteriores, es que cuando él era un patojo mocoso y ella ni había nacido, a mediados de los setenta, Anders Kompass ya andaba por Guatemala, relacionándose con campesinos cooperativistas, estudiantes y sindicalistas porque le interesaba conocer el país y servirle. La actitud contra los embajadores es una afrenta a la comunidad internacional y es el país el que pagará las consecuencias. La acción contra la Embajadora de Venezuela, es parte del servilismo del presidente a la política de Estados Unidos. Solo la unidad y la acción conjunta de los movimientos sociales, podrá evitar un peligroso retroceso y la pérdida de derechos ciudadanos. La indiferencia hay que tirarla al bote de la basura.

Etiquetas: