Sábado 20 DE Abril DE 2019
Opinión

Contra la libre emisión del pensamiento

Desgraciadamente el presidente ha sido uno de los instigadores contra los medios, pues para él su mejor defensa es el ataque.

— Miguel Ángel Albizures

Recientemente elPeriódico denunció una nueva campaña en su contra, al poco tiempo Prensa Libre denunciaba la misma situación, lo que implica una continuidad en los ataques sistemáticos contra la libre emisión del pensamiento, en un vano intento de silenciar  las voces que se levantan contra la corrupción e impunidad y que demandan que no cese la persecución penal contra los corruptos y corruptores, sean estos del poder económico, funcionarios de los diferentes gobiernos o militares, retirados y en activo, que la institución armada ha cobijado siempre.

Estas campañas no son nada nuevo y ojalá no se llegue al extremo de atentar contra la vida de periodistas, tal y como ha sucedido en otras ocasiones. Pues detrás de todo esto, están quienes tienen la cola bien machucada y sienten que el peso de la justicia les cae encima. Desgraciadamente el presidente ha sido uno de los instigadores contra los medios, pues para él su mejor defensa es el ataque, y no el esclarecimiento de las acusaciones que hay en su contra, sometiéndose a los tribunales.

Hace ya algún tiempo desapareció el Estado Mayor Presidencial, encargado de realizar “los trabajos sucios” en contra de los dirigentes de diversas corrientes sociales, periodistas y medios de comunicación no alineados a los grupos de poder, y contra todo aquel, que de una forma u otra, manifestara su oposición a las políticas gubernamentales o participara activamente en protestas. Desapareció, pero los elementos ponzoñosos siguen incrustados, cumpliendo órdenes y ejecutando los viejos planes de Inteligencia cuyo objetivo era  cuadricular a la población, por eso no es raro verlos en las audiencias donde se ventilan los juicios contra los corruptos y criminales, fotografiando a periodistas o personas que llegan, y  en las manifestaciones y protestas para que, en el momento que el jefe baje el dedo, actuar contra ellas.

Detrás de estas campañas de desprestigio, hostigamiento y amenazas también están los de fundaterror y los de la Asociación de Veteranos Militares, que son casi la misma cosa. No hay que olvidar que fueron los que hicieron circular los pasquines “La Farsa del Genocidio”,  “Los Rostros de la Impunidad” y otros, acusando de comunistas a jueces, fiscales, periodistas o defensores de los derechos humanos para que, “en defensa de la democracia”, alguien halara el gatillo contra ellos, como sucedió en épocas pasadas. Son campañas orquestadas que tienen resonancia en un canal de televisión que se ha dado a la tarea de atacar a la Fiscal General, a Iván Velásquez y a  los  medios de comunicación, entre ellos a Prensa Libre, elPeriódico y a Jose Rubén Zamora, que no alaban al presidente por sus actos de gobierno, ni mucho menos por su íntima relación con los sectores y personas más reaccionarias del país.

Etiquetas: