Jueves 18 DE Julio DE 2019
Opinión

La política y las redes sociales

Destruir e intimidar es su misión.

Fecha de publicación: 07-05-18
Por: Richard Aitkenhead Castillo

Cada vez es más evidente el creciente papel que tienen las redes sociales en la política, en las reacciones sobre las decisiones que toman los gobiernos, en la forma en que se organiza la oposición política y en las nuevas formas de hacer política. Como sucede ante cualquier cambio, lo fácil es realizar la crítica al nuevo sistema de comunicación e influencia, resaltando las virtudes del viejo modelo y atacando las principales características del nuevo modelo. Descalificar lo nuevo, lo diferente, lo que incOmoda.

Uno de los primeros signos del cambio de los tiempos se produjo con la fuerza y éxito que se obtuvo en Egipto, durante la llamada primavera árabe. Hoy, se aprecia en Nicaragua, donde las redes han podido enfrentar al gobierno de los Ortega, a pesar del uso de la violencia y la intimidación en contra de la población en los momentos iniciales de las protestas. Las redes han dejado evidencia de los ataques a  manifestantes desarmados que desatan condenas y repudio a nivel nacional e internacional. Los jóvenes no han tenido temor y han salido claramente a protestar contra el gobierno. En los esquemas del ayer, un llamado al diálogo y la mesura, hubiese sido suficiente para detener la protesta. Hoy, con la fuerza de las redes sociales, las exigencias son mayores y se aceptan menos las soluciones más moderadas. Seguro le vienen tiempos difíciles a los Ortega. Hoy en día, no es fácil aferrarse al poder.

Un segundo uso de las redes sociales, menos espontánea y más institucional, es el uso de los net centers para atacar a los adversarios políticos. Es difícil encontrar un reportaje de prensa, una entrevista, una denuncia o una propuesta que no coincida o que se perciba como ataque político para que esta sección de toda organización política, inicie un fuerte ataque en las redes sociales. Pocas veces el ataque se realiza con argumentos serios que presenten la otra cara de la moneda, se trata más de descalificar y, de ser posible, denigrar al oponente. Destruir e intimidar es su misión.

Otra forma cada vez más frecuente del uso de las redes sociales por los políticos, es el de centrarse más en las emociones y temores de sus audiencias, que en el contenido de sus propuestas. Es más fácil encender las emociones con unos pocos datos sacados de contexto en las redes sociales que una explicación a fondo de las causas de los problemas. El uso del twitter por parte del Presidente Trump es el mejor ejemplo del uso exitoso de los mensajes que encienden a la población, que buscan apoyo al político pero que se basan en el ataque al enemigo real o imaginario que establece la conexión entre el político y su base de apoyo entre los ciudadanos. Es combatir la prensa tradicional vía las redes sociales.

Estas redes sociales, han impulsado la ampliación y diversificación de la oferta noticiosa y de análisis periodístico al que hoy tiene acceso el ciudadano medio. La tecnología y la cobertura creciente que tiene Internet han hecho posible utilizarla como medio de trasmisión de información en forma más veloz, económica y dinámica que los sistemas tradicionales de los medios de comunicación. Los medios electrónicos han venido aumentando su importancia e influencia. Es importante que se conviertan en medios de información objetivos, con capacidad casi inmediata de informar y efectuar análisis profundos de la problemática nacional o internacional. Esta es la nueva dinámica entre el poder y las redes sociales, una dinámica que obliga a mayor transparencia, que facilita la difusión de los mensajes pero que magnifica también la crítica y el ataque ante los desaciertos. En Guatemala, el poder de las redes sociales es una realidad creciente.