Lunes 23 DE Septiembre DE 2019
Opinión

Golpe de Estado o transición democrática

Depende de los ciudadanos,  no de los políticos.

Fecha de publicación: 26-04-18
Por: mario mérida

Algunos guatemaltecos han olvidado y otros desconocen los intentos, para relevar al presidente Cerezo ocurridos hace 30 años. El primero sucedió en mayo de 1988, cuando un grupo de oficiales intentó relevarlo. Pero se resolvió dentro del ámbito militar como un acto de desobediencia. El presidente lo tomó como parte del descontento a partir “que los militares también son humanos y, que en un acto de indisciplina reflejaron su descontento en contra de algunas acciones gubernamentales” (P.L. 1988).

El intento de 1989 fue superado dentro del marco de la legalidad y buen juicio político. En una entrevista hecha al expresidente Cerezo expresó, tuve un gobierno “sumamente complicado” con cuatro intentos de golpe de Estado. “Pero en el fondo, si uno está comprometido con el proyecto, es un dirigente político con principios y valores ideológicos y se metió a la política para sacar adelante el proyecto que uno pretende, entonces parece menos
complicado”
(P.L. 2016).

El Ejército ha continuado ajeno a los vaivenes políticos desde 1993, en que apoyó al gobierno de transición de Ramiro de León Carpio. El proceso de relevo del presidente y vicepresidenta (2015), fue visto –literalmente– como un hecho político.

La falta de información fehaciente y oportuna de la situación del país genera conjeturas, que conciben una situación catastrófica. Está claro que nuestro país no vive su mejor momento; en parte porque los organismos de Estado cumplen medianamente su función, quizás porque están más preocupados por la designación del nuevo Fiscal General y las relaciones que tendrán o esperan tener con el MP.

Los ciudadanos esperan que el país se estabilice, que los precios del combustible no continúen en alza, que se asegure la circulación del transporte urbano porque pagar taxi diariamente reduce la compra de alimentos y fundamentalmente la seguridad de sus vidas. Al resto de los guatemaltecos –la mayoría– les aflige la temporada de lluvia que trae consigo desbordes de ríos, destrucción de puentes, carreteras, la escasez de maíz, etcétera. ¿Quién será el fiscal? si ¿Se aprueba o no la Ley Electoral y de Partidos Políticos?, si ¿Hay golpe de Estado? o si ¿El presidente se va o lo quitan?, son cuestiones que no les preocupa; si ocurren solo los sacará de su rutina de sobrevivencia.

La única salida a la situación actual es continuar construyendo democracia y esta es una tarea de todos los ciudadanos.

Etiquetas: