Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Bienvenidas disculpas empresariales

Impulsar la reforma tributaria engavetada desde los Acuerdos de Paz.

— Miguel Ángel Sandoval
Más noticias que te pueden interesar

Coincido con diversos analistas sobre la oportuna demanda de perdón de los empresarios por haber incurrido en prácticas ilegales para el financiamiento de partidos políticos en época de campañas electorales con la idea de beneficios posteriores. Es importante que se haya hecho.

Parecería un momento para impulsar una reforma tributaria que durante años ha tenido la oposición férrea del empresariado guatemalteco. Esa oposición ha tenido durante años la oposición empresarial con argumentos distintos. Uno de ellos la corrupción del gobierno, otro el escaso crecimiento de la economía, otro más, que ellos sí han pagado sus impuestos y que han sido honrados.

Ahora que están señalados, parecería que es momento para que se impulse la reforma que espera engavetada desde los Acuerdos de Paz. Por ello el resarcimiento a la sociedad tiene que ser concreto, no reducido a la construcción de una escuela o una clínica o un tramo de carretera que pase por sus fincas.

Está demostrado que la economía del país presenta crecimiento en los últimos años, es crecimiento moderado, pero crecimiento que no se refleja en los ingresos de la gente. Es síntoma inequívoco que hay mala distribución de la renta nacional. El sector empresarial ha sido obligado a pagar moras millonarias y nada grave ha ocurrido, solo constatación que la evasión es voluntaria y producto de una política.

Junto al crecimiento económico, han tenido la capacidad suficiente para pagar campañas políticas. En la última elección pagaron a FCN, Lider y UNE, por lo menos. Es un dinero desviado al fisco. El viejo discurso de no tributar porque los corruptos se lo roban ya tocó fondo. Los empresarios son cómplices de la corrupción. No basta la solicitud de perdón-disculpas a la sociedad. Falta el resarcimiento.

 El resarcimiento tiene que ser al pueblo y la vía es una reforma tributaria. Que bajo ningún pretexto incremente el IVA. Es posible que algunos empresarios hayan cumplido con sus obligaciones pero es importante señalar que los implicados en las redes de corrupción son los apellidos que vienen desde lejos con esas prácticas.

 Hay que retomar el pacto fiscal actualizado. Redistribución de la renta o del ingreso es la divisa, con mejor tributación y mejores relaciones laborales. Es la única forma de disculpa que podemos aceptar. Lo demás son cantos de sirena.

INVITACIÓN: Hoy a las 18 horas en el Gran Teatro Nacional se llevará a cabo la entrega de mi nuevo poemario Abril es siempre primavera, a la que están cordialmente invitados. La actividad estará a cargo de Carolina Escobar Sarti y Álvaro Montenegro.

Etiquetas: