Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Opinión

El centenario de don Alfonso Bauer Paiz (29/04/1918-29/04/2018)

A Don Poncho Bauer puede considerársele el padre de la disidencia política progresista del país.

— Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Más noticias que te pueden interesar

El próximo domingo 29 de abril hubiese cumplido cien años un guatemalteco fundamental, además de ilustre. El historiador, doctor Julio Castellanos Cambranes escribió en noviembre de 2010 un artículo titulado “La cosecha de un auténtico revolucionario popular”, dedicado a nuestro querido maestro y amigo. Dice Castellanos Cambranes: “En el Petén llamamos Radio Bejuco a la manera más rápida de enterarse de un suceso público o privado. Cuando se está fuera de Guatemala, no siempre las noticias que nos llegan del terruño publicadas por la prensa escrita son las más agradables. Sin embargo, a veces Radio Bejuco sí nos proporciona alegría y, en ocasiones, nos llama a la reflexión. Muy recientemente, un apreciado paisano me relató por Radio Bejuco lo siguiente: Te cuento que ayer 20 de octubre fue un día de gran fiesta para los Patojos Poncho y Miriam, pues a Don Ponchito le dieron un gran homenaje con motivo de esta celebración. Te cuento que cerraron con autorización municipal todo el sector de su vivienda (Avenida de Los Árboles). Se instalaron carpas y un escenario por donde desde horas tempranas desfilaron artistas de todas las edades. Se escuchó mucha música en vivo con artistas de la trova así como música nacional de marimba. Don Ponchito, sentado en primera fila, recibió todo el homenaje en compañía de su señora. Vi a muchos universitarios desfilar por la avenida. Se instaló también una miniferia del libro. También se pusieron ventas diversas de comidas chapinas. Así que todo estuvo muy bonito y todos disfrutamos del día y del agasajo a ese gran hombre”.

A Don Poncho Bauer puede considerársele el padre de la disidencia política progresista del país. El activista político y pensador más destacado de Guatemala. El único antiguo participante de la Revolución de Octubre de 1944-1954 que nunca claudicó de sus ideales de juventud y que en la actualidad, a sus 92 años, presenta una perspectiva para el país que debe ser tomada en cuenta para lograr nuestro desarrollo económico y social. Don Poncho nunca procuró implantar una concepción dominante de control totalitario del poder, como otros ávidos de dominación que se alinearon en torno a partidos seudoizquierdistas. Su mayor contribución a la causa del pueblo ha sido su actitud modélica por su valentía y honestidad ante el orden neofascista establecido a raíz del golpe de Estado al gobierno de Jacobo Árbenz. Pocos antiguos hombres públicos como Don Poncho se han mantenido firmes y sabido desenmascarar las manipulaciones, mentiras y corruptelas del poder reaccionario constituido. Su principal arma contra los enemigos del pueblo ha sido su ejemplo de hombre digno y combativo sin límite. Su visión de nuestro futuro como nación en proceso de cambio social y su entrega incondicional a este proceso, es la causa fundamental del aprecio que le tiene el pueblo.

La actuación de Don Poncho Bauer Paiz ha sido siempre consecuente con sus creencias morales y sus teorías socioeconómicas. Actuó y actúa en todo momento de manera consciente y comprensible. Sabía y sabe que la guatemalteca era y continúa siendo una sociedad campesina abrumada por la miseria y la explotación de los neocolonialistas extranjeros y la oligarquía local. Sabía y sabe de la necesidad histórica de llevar a cabo transformaciones radicales en el sistema de dominación y en el orden establecido por la burguesía de la tierra, que con métodos y leyes esclavistas tenían sometida a la población campesina. Dichas leyes fueron abolidas gracias a la Constitución promulgada por la Revolución de Octubre de 1944. Comprendía que su lucha como constituyente era parte de la lucha del pueblo por la destrucción del poder oligárquico. También percibía que durante la década de 1944-1954 estaba teniendo lugar un proceso de cambios revolucionarios, pero nunca creyó necesario forzar a la población trabajadora a establecer un sistema totalitario, controlado por un partido “de vanguardia” de palabra, pero impopular”. Inserto esta larga cita de Julio, porque la comparto. Creo que debemos conmemorar la vida y obra de don Alfonso, durante todo el año que resta, para beneficio de la juventud de Guatemala.

Etiquetas: