Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Un Fiscal General intachable

Llama la atención que de los 14 candidatos tres tienen 0 en proyección humana.

— Irmalicia Velásquez Nimatuj
Más noticias que te pueden interesar

Los intereses de diferentes sectores de poder, nacionales e internacionales, están puestos en Guatemala y atentos al trabajo que realizará la próxima semana la Comisión de Postulación –integrada por decanos de facultades de Derecho, varios cuestionados por su falta de legitimidad y porque defienden a grupos concretos–. Finalmente, esta Comisión decidirá quiénes integraran la lista de seis candidatos de 14 que sobrepasaron los 60 puntos –algunos raspados– y que será enviada al presidente Jimmy Morales, quien elegirá a el o la sucesora de la actual Fiscal General Thelma Aldana.

Esta elección es importante para el sistema y aunque el proceso no es el mejor, sí ha demostrado cómo ninguno de los candidatos logró superar los 80 puntos al ser evaluados en tres áreas básicas que incluyó: méritos académicos (30 puntos), experiencia profesional (65) y proyección humana (5). Solo dos candidatas de los 14 lograron 75 puntos. Llama la atención que de los 14 candidatos tres tienen 0 en proyección humana, cuando hacer cumplir la justicia no solo responde a saber del ejercicio y la operacionalidad del andamiaje estructural jurídico e institucional sino que implica cultivar una conciencia humana frente al contexto social en donde esa justicia se aplica porque esta no se ejerce en el vacío social. Esa carencia es suficiente para eliminar a esos candidatos. Es más, estoy segura que si se les evaluara sobre los complejos contextos históricos, raciales, sociales, culturales o de género del país, en los cuales la justicia se aplica o no se aplica muy poco sabrían porque la experiencia y la formación de todos los y las candidatas se limita a los contextos urbanos y a la teoría del derecho occidental.

A pesar de que la justicia no llega a las poblaciones desplazadas y marginadas de las ciudades, a los indígenas, a las comunidades remotas, a las mujeres violadas durante el conflicto armado o aquellas que sobrevivieron el ultimo genocidio, aunque han recurrido al largo, engorroso y oneroso sistema, han terminado desechados como seres humanos que no merecen justicia. Sin embargo, este proceso es clave, porque es una leve esperanza de que en el futuro el rostro del sistema de justicia logre transformarse y servir a todos.

Etiquetas: