Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Financiamiento ilícito: Núcleo de impunidad

Exigimos el derecho a reconstruir Guatemala con un poco de dignidad y honradez.

— Silvia Tejeda
Más noticias que te pueden interesar

Si usted, lector, se pone a observar las inocuas modificaciones que los integrantes de la Comisión del Legislativo encargada de reformar el delito de Financiamiento Electoral Ilícito insisten en presentarle al pleno del Congreso, como las normas que contribuirán a castigar la corrupción que en esa oscura estructura se origina, se dará cuenta que sus ideas más tienden a protegerse y a proteger a sus financistas, solo que ahora bajo el amparo de una ley.

Al actuar con tanto cinismo menospreciando la situación a que esa perversa estructura llevó a Guatemala y al saqueo del dinero de los guatemaltecos, no termina de sorprenderse. Como aún ese engarce, ese núcleo de un sistema de saqueo enhebrado por los dirigentes políticos, las mafias económicas, el narcotráfico y otros grupos criminales mantienen férreos simpatizantes y beneficiados defendiéndoles sus acrecentados intereses acrecentados en una vorágine de malversadores que se han sucedido por más de dos décadas.

Solo las personas interesadas en  mantener la  destructiva  hegemonía económica  de quienes regalan a los dirigentes de los partidos  políticos millones de quetzales para garantizarse impunes y millonarios negocios, podrían afirmar que esa Comisión  está  actuando para acentuar la persecución del encadenamiento de millonarios negocios ilícitos.

Ellos, con el más frío de los cinismos, y su gran confianza en un dictamen de una Corte de Constitucionalidad que no siempre decide con estricto apego a la Ley,  están barnizando de colorcitos el engaño de “modificar” el Artículo 407 N del Código Penal, para excluir de cualquier castigo a cualquier dirigente político que reciba dinero de oscura procedencia, y buscan castigar con risibles multas a quienes les dan millonarios apoyos. Así toda la estructura queda mejor contándole al pueblo victimizado, que está trabajando en su beneficio. ¡Qué gente!

Juzgue usted, sus más importantes modificaciones: en el segundo párrafo de este artículo eliminarían las palabras: “Reciba o autorice recibir recursos” dejando solamente la responsabilidad de la corruptela a las personas que les aporten dinero a las agrupaciones políticas cuando estos fondos no sean incluidos en el registro contable. Cómo lo ve.

En seguida la propuesta conlleva los siguientes malabares: Los financistas que sean hallados de cometer delito serán sancionados con prisión de dos a cinco años y una multa de Q20 mil  a Q50 mil. Y, posiblemente lo recibido por los políticos serían unos cuantos milloncitos que otorgan a las empresas corruptas su Patente de Corso para quedarse cuatro años o más haciendo negocios con los funcionarios venales. Cómo lo ve.

Menos mal que, para estas pretensiones de suscribir  otro pacto de impunidad, hay otro número de diputados y de partidos políticos  que no están de acuerdo en servirles de comparsa, para que se cometa la nueva versión de tan descarado abuso al pueblo.

Soy de quienes esperan que una propuesta digna y democrática salga de ese horno que, frecuentemente, el mismo demonio  calienta. Exigimos el derecho a reconstruir Guatemala con un poco de dignidad y honradez.

Etiquetas: