Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

¿Belice o Belize?

¿Cómo estarían los beliceños si fueran guatemaltecos?

— Aquiles Faillace
Más noticias que te pueden interesar

Cuando niño todos los mapas impresos de Guatemala traían incluido a Belice, con c. Y en un rótulo claramente visible se leía :“Belice es nuestro”.

El Congreso aprobó de manera inconstitucional llevar a consulta popular un acuerdo que ni es definitivo ni provee solución a nuestro conflicto territorial con Belize, con z, producto de un conflicto entre imperios que data del año 1588 cuando Inglaterra derrotó a la “Armada Invencible” de Felipe II de España. Y en los subsecuentes siglos dentro del conflicto por los territorios españoles en América los intereses coloniales de Inglaterra se vieron afectados por el nacimiento de una nueva potencia, los Estados Unidos de América, lo que al final de cuentas representa el meollo del asunto, la seguridad estratégica de la potencia.

¿Pero qué sucederá después de esta consulta popular que no será simultánea en ambos países? Belize por supuesto ira por el no y aunque Guatemala votara por el sí y los beliceños nos dieran la sorpresa, es previsible que la Corte no dejará sin territorio a los beliceños y de nuevo habremos caído en la judicialización de todas nuestras diferencias, dejando en manos de las cortes la manera cómo deberían de lograr los pueblos y sus representantes acuerdos nacionales en busca del bien común.

Para comprender la decisión de llevar a Consulta Popular un acuerdo no definitivo tenemos que considerar que a todo país se le reconoce en forma fundamental tres elementos: población, Gobierno que la representa y territorio.

Guatemala ya reconoció en su momento que no hay amor obligado y por eso aceptó que la mayoría de la población beliceña no nos quiere. Esto se llama la autodeterminación de los pueblos.

Luego nuestro país entendió que esta población sí tiene un gobierno que los representa, por lo que admitió la existencia del gobierno de Belize.

Pero quedó un tercer elemento a resolver: ¿Qué área le pertenece a uno y a otro? Es decir al día de hoy Belize no tiene ningún título de propiedad sobre el territorio que administra. Y aquí la pregunta: ¿Para qué quiere Guatemala un territorio cuya población y sus representantes no nos quieren? Y es precisamente este el desafío. Hacer de los beliceños, guatemaltecos.

La pregunta es:¿Cómo estarían los beliceños si fueran guatemaltecos?

Indiscutiblemente para una nación no hay nada más importante que la persona humana, o por lo menos esa es la filosofía de los países exitosos.

Después de analizar el informe del PNUD 2016, Belize está clasificado como un país de “alto desarrollo humano”, situación que Guatemala no comparte. Y al analizar todas las demás variables del desarrollo la conclusión es triste: Si Belize fuera nuestro sería más pobre.

Sin embargo la estrategia trazada es la equivocada, puesto que preguntar a una población si acepta o no que una Corte internacional decida no es la vía. La población beliceña no tiene nada que ganar en esa consulta y la población guatemalteca en su mayoría es indolente a los efectos de lo que se le va a preguntar. De esta forma la derrota de Guatemala está garantizada e incluso me atrevo a decir que Guatemala no tiene una estrategia jurídica valedera para llevar el caso a La Haya.

En conclusión, pretendemos hacer valer un nacionalismo sin territorio ni estrategia para recuperarlo, por lo que debemos hacer un alto en el camino de judicializar las diferencias y entender que si consideramos Belice como nuestro debemos empezar por conquistar el corazón y la mente de nuestros hermanos beliceños.

Yo sí cumpliré mi deber cívico de votar y lo haré por el no, e insto a que usted participe y medite su voto.

Etiquetas: