Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Opinión

Mi tacha sobre Acisclo Valladares Molina

Impago de prestaciones laborales y retardo malicioso.

— Helmer Velásquez
Más noticias que te pueden interesar

Dada la trascendencia, que para la democratización del país tiene la elección de Fiscal General de la República y haciendo uso del espacio político ganado por el pueblo de Guatemala, con la suscripción de los Acuerdos de Paz, expreso públicamente mi desacuerdo con que un personaje con antecedentes de violación de derechos laborales, pretenda siquiera, ser Fiscal de la República. Seguramente hay otros –pretendientes– que merecen igualmente tachas, sin embargo, a mí me consta lo que a continuación señalo del señor Valladares Molina. Exrepresentante legal de ITURISA, fallida empresa hotelera y de promoción turística.

Resulta que por motivos profesionales, coadyuvé en la interposición de una demanda por impago de prestaciones laborales contra el señor Valladares Molina, incoada por Doña Marta Ayala, quien, había laborado en los años ochenta para la empresa ITURISA, colocando acciones y paquetes turísticos de futuro, sin que se le pagaran puntualmente sus emolumentos y ante su reclamo fue  despedida sin el pago de sus prestaciones laborales. Dentro de la sustanciación del proceso laboral, Valladares Molina, optó por retrasarlo, con la argucia de hacerse el enfermo. Evitando así, comparecer a las Audiencias pertinentes, a ejercer su derecho de defensa o en su caso, reconocer los derechos de quien le demandaba. Valladares Molina, acudió a inveterada e ilegítima práctica patronal, sabiendo que cada audiencia suspendida implicaba por lo menos tres meses de retraso en el desarrollo del juicio laboral. Aun con aquellas maniobras leguleyas, el caso llegó a sentencia, habiéndose condenado a ITURISA representada por Valladares Molina, al pago omitido. Este se negó a pagar las prestaciones a que estaba obligada su representada. Ofreciendo en su despacho allá por la once avenida de la zona uno, al requerirle el pago, hacerlo con acciones de ITURISA que ya por aquel momento no eran más que “papelitos shucos”, como dijo aquel uno. Pasó el tiempo y hasta donde acompañé las gestiones de doña Marta Ayala, el pago nunca se realizó.

A mi juicio una persona que viola la ley obviando pagar prestaciones laborales, no tiene la catadura suficiente, para ejercer un mandato de la envergadura que don Acisclo se propone, al “candidatearse” a fiscal, su retoño parece seguir sus pasos según informaciones de prensa, pero esa es harina de otro costal. El caso que refiero se dirige en directo al Embajador Valladares Molina. Mal favor a la justicia, harían los Comisionados para la postulación,  colocando en la sexteta, a un personaje con semejante antecedente. Cuyas constancias obran en archivos judiciales.

Etiquetas: