Domingo 19 DE Agosto DE 2018
Opinión

Ríos Montt en la historia política de Guatemala

— editorial
Más noticias que te pueden interesar

El pasado domingo 1 de abril falleció el general Efraín Ríos Montt (91 años), quien fungió como gobernante de Guatemala durante el período comprendido del 23 de marzo de 1982 al 8 de agosto de 1983.

Cabe recordar que el 23 de marzo de 1982 se consumó un golpe de Estado contra el régimen militarista de Romeo Lucas (1978-82), a raíz de un supuesto fraude electoral perpetrado a favor del presidenciable de la coalición oficialista PR-PID-FUN, general Aníbal Guevara, el cual, según el escrutinio de la autoridad electoral, había ganado las elecciones celebradas el 7 de marzo de 1982.

El mencionado golpe de Estado ocurrió en un contexto de manifestaciones, protestas y disturbios contra el mencionado fraude electoral, aunque, en realidad, subyacía un profundo descontento y malestar ciudadano acumulado durante los regímenes militaristas presididos por los generales Carlos Arana (1970-4), Kjell Laugerud (1974-8) y Romeo Lucas (1978-82), acusados de perpetuarse en el ejercicio del poder político a través de la imposición y del
escamoteo electoral.

Bajo el régimen de Lucas, los actos de corrupción, la persecución política, la cruel represión y la crisis económica provocaron un rechazo generalizado de la población, que, finalmente, permearon a algunos militares jóvenes, quienes se rebelaron. Después de derrocar al régimen de Lucas, los militares golpistas entregaron el poder a los generales Efraín Ríos Montt y Horacio Maldonado Schaad, y al coronel Francisco Gordillo Martínez, quienes formaron un triunvirato de transición. Luego, Ríos Montt, quien había sido víctima de un fraude electoral en las elecciones celebradas el 3 de marzo de 1974 (en que compitió como presidenciable del partido DCG y ganó por mayoría absoluta), se erigió como Jefe de Estado y, al efecto, disolvió la junta militar el 9 de junio de 1982.

El régimen de facto derogó la Constitución de 1965 y emitió el Estatuto Fundamental de Gobierno, que estuvo vigente hasta que cobró vigencia la actual Constitución (1985-6). Asimismo, se decretó una amnistía general, se continuó la lucha contra la guerrilla, se implementó el programa contrainsurgente Frijoles y Fusiles, se instituyeron los tribunales de fuero especial, se encausó judicialmente a algunos exfuncionarios “luquistas”, se creó el Consejo de Estado, se organizaron las Patrullas de Autodefensa Civil y se integró e instaló el Tribunal Supremo Electoral (30 de junio de 1983). El lema del régimen fue: “No robo, no miento, no abuso”. El papa Juan Pablo II visitó Guatemala, por primera vez, el domingo 6 de marzo de 1983.

El 8 de agosto de 1983, Ríos Montt fue derrocado por el ministro de la Defensa, Óscar Humberto Mejía Víctores, quien suprimió los tribunales de fuero especial, decretó una nueva amnistía general, promovió la apertura política, convocó a una Asamblea Nacional Constituyente (que decretó la actual Constitución) y entregó el cargo de Presidente a Vinicio Cerezo, quien resultó electo en las elecciones presidenciales celebradas el 8 de diciembre de 1985.

En el año 1989, Ríos Montt fundó el partido FRG. En 1999, el FRG postuló como presidenciable a Alfonso Portillo, quien ganó las elecciones presidenciales celebradas el 26 de diciembre de 1999 y asumió como gobernante. Por su parte, Ríos Montt ocupó el cargo de Presidente del Congreso del 15 de enero de 2000 al 15 de enero de 2004. En 2003, el FRG postuló a Ríos Montt como candidato presidencial en las elecciones celebradas el 9 de noviembre de 2003, después de que la cuarta magistratura de la Corte de Constitucionalidad lo habilitó para optar al cargo de Presidente, a pesar de que la Constitución se lo impedía. No obstante, Ríos Montt fue derrotado en las urnas.

El 26 de enero de 2012, Ríos Montt fue acusado penalmente por el Ministerio Público, a la sazón bajo la jefatura de Claudia Paz y Paz (2010-4), de la supuesta comisión de los delitos de genocidio y contra deberes de humanidad. Sin embargo, el exgobernante de facto falleció antes de que se dictara una sentencia válida dentro del proceso penal promovido en su contra.