Jueves 19 DE Septiembre DE 2019
Opinión

Ríos Montt: Candidato izquierdista

Los pueblos que no conocen su historia están condenados a repetirla.

Fecha de publicación: 07-04-18
Por: Danilo Parrinello

El día 12 de febrero del año 2012, publiqué aquí en elPeriódico el artículo titulado “Ríos Montt: Candidato izquierdista”, hoy con la benevolencia de mis lectores lo reproduzco dadas las razones que ahora explico. Primero ante el reciente fallecimiento del General Efraín Ríos Montt (q. e. p. d.) y ya que lo escrito hace más de seis años mantiene vigencia absoluta, es bueno publicarlo nuevamente. En segundo lugar, ante la ignorancia de muchísimos participantes en las “redes sociales” y en la misma prensa formal, y por el rigor histórico creo necesario recordar los hechos tal como sucedieron y no las mentiras, que ahora los improvisados “analistas” o “periodistas” gustan doctoralmente propalar.

Hecha la salvedad anterior presento a ustedes ese viejo artículo:

 

“Escribo para los jóvenes, los desmemoriados y, sobre todo, para algunos ‘expertos’ nacionales y extranjeros que sin pudor alguno hacen gala de su ignorancia. Así como Álvaro Arzú fue el líder urbano más importante del siglo XX, José Efraín Ríos Montt lo fue del área rural. Liderazgo forjado a lo largo de su vida militar que alcanzó su cima cuando fue el candidato de la izquierda guatemalteca de los años setenta. Ríos nació en Huehuetenango, en 1926. Inició su vida militar en 1944, llegó a ser Director de la Escuela Politécnica, prestigiosa academia donde se forman militares nacionales y extranjeros desde 1873. Culminó su carrera al ser nombrado Jefe del Estado Mayor General del Ejército, el más alto cargo militar, ya que el Ministerio de la Defensa tiene carácter político. Con esos antecedentes, la Democracia Cristiana Guatemalteca (DCG) le ofreció la candidatura a la Presidencia de la República en 1973, época en que la DCG era la izquierda, dentro de la legalidad, en nuestro país, y basaba su ideología en la doctrina social de la Iglesia. La Internacional Demócrata Cristiana ha tenido mucho poder en Alemania, Italia, los Países Bajos, Bélgica, Chile, Venezuela y otros países; no tenía relación con el socialismo. Era un partido político que formaba seriamente a sus integrantes. En Guatemala era un verdadero partido como no lo hay hoy. Ese reconocido militar fue al que la DCG lanzó como candidato presidencial junto con el economista Alberto Fuentes Mohr, quien posteriormente fundó el Partido Social Demócrata y que murió asesinado durante el gobierno de Fernando Romeo Lucas García. El binomio de la izquierda ganó las elecciones por mayoría absoluta, pero no se le entregó el poder por presión del líder máximo del Movimiento de Liberación Nacional (MNL) Mario Sandoval Alarcón, a pesar que el presidente Carlos Arana Osorio sí quería hacerlo. Pasaron los años y el 23 de marzo de 1982, después de que Ángel Aníbal Guevara fuera fraudulentamente declarado presidente, un grupo de militares jóvenes dio un coup d’État contra Romeo Lucas y pidió a José Efraín Ríos Montt, dedicado a su religión y a la docencia, que presidiera la Junta Militar de Gobierno. Todos los guatemaltecos amantes de la libertad y la democracia nos alegramos de ese golpe de Estado. Aclaro, yo no pertenecía a la DCG al MNL o el FRG”.