Domingo 24 DE Junio DE 2018
Opinión

¿Más impuestos? En mala hora

¡Vayan a freír niguas en sartén de palo!

— Luis Figueroa
Más noticias que te pueden interesar

Con un desparpajo difícil de creer, la jefa de la Misión del FMI para Guatemala, Esther Pérez, vino y dijo que Guatemala necesita subir las bases y tasas tributarias; frase que, bien traducida, significa que los habitantes de Guatemala, y sus familias, deben destinar más porcentajes de sus sueldos e ingresos para el mantenimiento de políticos y burócratas. Significa que, en su opinión y en la del FMI –al que representa–, tú y tu familia deben disponer de menos recursos para sus necesidades, y destinar más de sus sueldos e ingresos a prioridades ajenas y a los intereses de aquellos que tienen el poder y la influencia suficientes para tomar su dinero por la fuerza.

¡Te engañan si te dicen otra cosa! ¿Y sabes qué no te cuentan? No te cuentan que mientras más de tu dinero va a parar a las oficinas que dirigen aquellos políticos y burócratas, más de tu dinero pueden robar. ¡Así ha sido con las carreteras, con las que se han robado los impuestos que pagas por combustibles; y así ha sido en el IGSS donde se han robado los impuestos que pagas con tus cuotas! Así es en las municipalidades, y en los tres organismos del Estado, así como en donde quiera que escarbes a lo largo y lo ancho del sector público (que, para más señas, es el sector coercitivo de la economía).

Ninguna lucha contra la corrupción va a tener éxito si los promotores del estatismo y de la expoliación legal siguen contando con la sanción de sus víctimas. Mientras que el tributario promedio siga creyendo que debe entregarle una buena porción de su sueldo y de sus ingresos a los mismos políticos y burócratas que sabe que son venales e ineptos, estos van a seguir multiplicando las posibilidades de enriquecerse a costa de los que trabajan para pagar impuestos.

Y esto es muy peligroso, no solo porque es una forma de legitimar el robo; sino porque los guatemaltecos estamos atravesando una crisis profunda de falta de confianza e improductividad cuyos efectos a duras penas estamos empezando a ver.

Señora Pérez, ¡vayan –usted y el FMI– a freír niguas en sartén de palo!

Si te interesan estos temas, te invito a visitar luisfi61.com