Martes 17 DE Septiembre DE 2019
Opinión

Belice, un distractor más del Congreso y un pedido a la CC

La consulta sobre Belice además nublaría el reemplazo de Thelma Aldana en abril 2019 para distraer de nuevo la atención de la ciudadanía.

Fecha de publicación: 23-03-18
Por: Fernando González Davison

Los trescientos millones reservados por el ministro de Finanzas en 2017 para llevar a cabo la consulta popular sobre las reformas constitucionales, se destinaron a la consulta sobre Belice. Eso se debió a la estrategia oscura de enterrar esas reformas, más las de la Ley Electoral, de Antejuicios, de Servicio Civil, de Compras, de Bancos. Ahora resulta que la consulta sirve de excusa para no hacer el censo nacional. En julio de 2017 el Congreso solicitó de prisa al TSE la realización de la consulta sobre Belice como parte de esa estrategia contra las reformas. La consulta sobre Belice devino un distractor para que la ciudadanía se olvidara de los reclamos para que el Congreso hiciera las reformas indicadas, avaladas por la CICIG y el MP, en respuesta a la demanda del pueblo desde abril de 2015. Dentro de esa misma estrategia oscura se solicitaría a la ONU la remoción de don Iván Velásquez para que la CICIG se paralizara. Si no sucedía así, el presidente lo declararía non grato, como sucedió pero la CC atendió el amparo del Procurador de los Derechos Humanos que lo evitó, creando la ira del Pacto de los Corruptos. La consulta sobre Belice además nublaría el reemplazo de Thelma Aldana en abril 2019 para distraer de nuevo la atención de la ciudadanía. Si bien el caso de Belice es de interés del Estado, resulta ser una falacia puesto que la consulta popular no resolverá el diferendo pues no se irá a una corte aunque la ciudadanía de Guatemala diga SI pues los beliceños van a decir No cuando en uno o dos años hagan su consulta. Y no se irá a la Corte Internacional porque las dos partes tienen que decir SI. No obstante, un excanciller que ni siquiera es abogado, opera como el “abogado” en los medios a favor del SI como otros articulistas del oficial Diario de Centroamérica, o algún ingenuo periodista que ignora la también inconstitucionalidad de la consulta. Uno de ellos ha gozado al decir que ya casi se gastaron los trescientos millones de quetzales que va a costar esta consulta. Entretanto un “experto” de cancillería nos quiere dar atol con el dedo como lo hacen los diputados con sus farsas. Un excanciller publicita en los medios que si gana acá el NO entonces se tendrá que hacer otra consulta popular para forzar a la gente a votar por el SI. Eso es inmoral y un engaño pues rumbo de vamos perder nuestros derechos sobre una parte de Belice.

En enero pasado presenté una inconstitucionalidad ante la CC, en razón que la Constitución obliga a quien sepa de una inconstitucionalidad que la haga saber. En el memorial comparé lo que dice el Artículo 19 transitorio de la Constitución sobre el diferendo de Belice, que señala que se deben defender los intereses nacionales y que la consulta popular se realizará cuando se hubiere dado ya una solución definitiva entre las partes sobre sus fronteras. Y ello lo comparé con la pregunta a hacer a la ciudadanía de los decretos del Congreso y del Tribunal Supremo Electoral, si está de acuerdo en que la Corte Internacional de Justicia resuelva el diferendo de una manera definitiva. Eso es distinto a lo que dice la Constitución.

Entretanto, reina acá la confusión, la descoordinación, la ignorancia y los problemas logísticos, no tan serios como los del censo nacional, y la consulta será un fiasco. No obstante, aunque lleguen pocos, en Guatemala va a ganar el sí, con el apoyo del engranaje estatal y el despilfarro. La CC no entró a conocer el fondo de la inconstitucionalidad que presenté y protegió al TSE. No obstante, varios exmagistrados de la CC saben que la consulta es inconstitucional. Por tanto, el pueblo exige que la Constitución la interpreten en su sentido integral y extensivo, como reza la misma, y dicten una sentencia “atípica”, es decir sin demandante, como ocurrió al dictaminar contra el golpe de Estado de Jorge Serrano que declare la inconstitucionalidad flagrante de esta consulta popular. Eso permitirá renegociar con Belice para ir ya a la Corte Internacional de Justicia si tiene buena voluntad.