Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Opinión

La política y los problemas de país…

La solución a los problemas de país, se deben atender desde su origen con la continuidad necesaria y una visión de largo plazo…

— Carlos A. Rodas Minondo
Más noticias que te pueden interesar

Los intereses de los poderes políticos del país, llevan por delante un alto costo social, debido a que carecen de ese sentido social que debe ser prioritario en la gestión del Estado, y con la verdadera importancia al bien común.

Todo esto sumado a que todo proyecto lleva una visión cortoplacista, debido a que no les interesa dejar proyectos para beneficio positivo a los próximos que llegarán al poder, que casi siempre es la oposición, menos a los guatemaltecos.

Los políticos, saben trabajar con su discurso populista a las grandes mayorías, pero son farsantes y mentirosos que solo buscan poder y riqueza. Su gestión tradicionalmente se basa en obtener posiciones de poder con el objetivo principal, si no único, de desarrollar un gran negocio a través del poder saqueando los recursos del Estado.

La estructura y los sistemas creados en el Estado, están hechos para beneficiar a los poderes políticos, a los partidos políticos y a toda una estructura de poder que empieza su gestión comprando posiciones para desarrollar el potencial negocio dentro del Estado.

La falta de continuidad y los periodos tan cortos de cuatro años de los Gobiernos de turno para desarrollar sus planes de trabajo, son una parte importante de la problemática del subdesarrollo.

Además de existir un sinnúmero de partidos políticos inscritos y creados sin bases sólidas ni definidas, sin ideología y con un hambre de poder y riqueza desmedidas. Siempre gana la oposición, que desecha el poco avance del anterior para empezar algo mediocre con las sobras del saqueo, y así sucesivamente…

Nido de vividores, y oportunistas que lejos de beneficiar al país con planes de mejora, lo mantienen hundido en tanta carencia, pobreza, extrema pobreza y en un conflicto social permanente. En esto se debe trabajar en los cambios necesarios desde su origen. Cambios en las leyes de partidos políticos, del Tribunal Supremo Electoral y de la Constitución entre otros.

El inicio de la cadena de corrupción que impide el desarrollo y la paz en el país, es precisamente desde la creación de los partidos políticos, la postulación de elementos principalmente incapaces y corruptos que compran sus posiciones en el Congreso y plazas en el Estado, el endeudamiento político de las campañas, hasta el poder económico comprando a los Gobiernos para obtener poder y proteccionismo.

Los poderes que manejan el país, llevan la misma dirección y son juez y parte de la problemática económica y social. Una gestión efectiva de los Gobiernos dentro del Estado, minimiza las carencias sociales y la pobreza, como lo hacen los países desarrollados. El problema fundamental también aprovechado por estos poderes nocivos al país, es la falta de certeza jurídica y Estado de derecho.

Ejemplo muy claro en donde podemos observar que los diferentes Gobiernos no ofrecen soluciones a los problemas de país, podríamos mencionar al problema de “Las maras”.

Este es un problema social debido a la desintegración o disfunción familiar, que si bien es cierto podríamos pensar que el Estado no es el culpable principal, pero también lo es, porque no busca la solución al problema de origen.

La solución es minimizarlo a través de oportunidades de empleo, servicios públicos dignos, educación y orientación y creando un ambiente de seguridad adecuado para el bienestar común.

Acabamos de escuchar que quieren nombrar a los mareros “terroristas”… lo cual es una típica medida que no busca la solución al problema. Cuando se incrementa el crimen y delincuencia común, presentan una solución como “armar” a la Policía, claro “el negocio”, cuando el origen es el “hambre” y así podemos nombrar muchas de las llamadas soluciones “políticamente correctas” que no son la verdadera solución a los problemas… sino una solución para los bolsillos de los de turno…

Etiquetas: