Martes 13 DE Noviembre DE 2018
Opinión

“El hombre es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras”

El vicio por los micrófonos pone otra vez en aprietos a #Guate

— Rodolfo Neutze
Más noticias que te pueden interesar

En este nuestro amado y apreciado país se ha puesto de moda que los “ciclos de noticias” duran unas 48 horas porque siempre surge algún desatino nuevo que hace olvidar el anterior. Esto no se va a cumplir con nuestro Ombudsman quien gozara de la atención por lo menos durante 15 días seguidos. Desafortunadamente para todos seguirá siendo noticia por culpa de ese su afán y/o vicio que tiene de no dejar un micrófono o cámara abandonada. Bien haría en escuchar a sus asesores, que entiendo tiene buenos, y leer a Aristóteles para entender que NO se debe hablar de todo, TODO el tiempo. El puesto para el que fue electo ya de por sí es mal visto por la mayoría de los guatemaltecos que no entienden su importante función, y acciones como las de esta semana no ayudan a la institución. Hasta que no vino un inexperto no se empieza a reconocer la función conciliadora y moderada que tuvo el anterior PDH.

Si es cierto lo que dice el PDH, el no tuvo más que mala suerte al posar y opinar enfrente de las manifestantes “vulvarias”. Yo siempre defenderé hasta la muerte el derecho de todo guatemalteco a opinar, protestar y pelear por sus derechos, aunque no los comparta, siempre y cuando no afecte los derechos de otros. Esta es una premisa indiscutible de vivir en sociedades democráticas y que por lo tanto se exige que un PDH la conozca y ejerza a través de la moderación y el buen tino. El suyo fue un tremendo error y más allá de lo que pierda o lo afecte a él en lo personal, el verdadero problema es que afecta a toda Guatemala. Hoy vemos que muchas personas salen a defenderlo, aunque sé de buena fuente que a los cooperantes les cuesta, aunque no les queda de otra, por esa su personalidad que lo mete en problemas. Y lo malo de esa defensa oficiosa es que se cataloga que todo aquel ofendido con el PDH es parte de un pacto de corruptos. Es este error de apreciación el que nos va a generar aún más problemas y polarización. He visto de primera mano que madres, es decir reconocidas “vulvas”, que no son ni corruptas ni cachurecas están totalmente ofendidas con este actuar. Esta falta de criterio del PDH y de quienes quieren minimizar la ofensa, efectivamente está siendo utilizada por personas que no lo quieren y sí pueden tener intereses oscuros. El error más grande de este señor es que ha dado la excusa perfecta, popular encima de todo, para que lo investiguen y pongan en juicio el trabajo de la Procuraduría. Si a esto le sumamos algunos trapitos sucios que van a salir como sus viajes constantes, viáticos y gastos de representación superiores a los anteriores, su “tiempo de aire” será abundante en los próximos días.

De este entuerto nuevamente vamos a salir perdiendo todos, pero más los moderados, los que buscamos que prevalezca el diálogo y el debate de ideas y no esa polarización constante que tanto mal nos hace.

Etiquetas: