Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Cuando los militares se van

Sólo recuerdos.

— mario mérida
Más noticias que te pueden interesar

La mención del General de Brigada y exjefe del Estado Mayor del Ejército del Perú Rodolfo Robles, en elPeriódico de ayer me recordó Cuando los militares se van (Urriza M. 1978) y La Revolución peruana (1973), referencias de mi libro Venganza o juicio histórico (2003), en el que comenté sobre la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN), aclarando que “No fue cierto que la DSN hubiese sido impuesta por los EE. UU., aunque sí fue sugerida. Para dar validez a esta afirmación es conveniente referirse a la actitud asumida por oficiales latinoamericanos ante la Junta Interamericana de Defensa (JID) con relación a la propuesta norteamericana, después de analizarla; la decisión adoptada por dichos oficiales fue que el espíritu –pretendía que los ejércitos fueran instrumentos pretorianos de acción política– de la misma violaba normas constitucionales y conceptos filosóficos y doctrinarios de la mayoría de ejércitos representados en la JID.

Algo similar ocurrió con la actitud asumida por las Fuerzas Armadas peruanas durante el gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado: En el caso concreto del Perú, el Gobierno y su Fuerza Armada conciben el desarrollo como un proceso revolucionario de transformaciones estructurales… Los procesos de desarrollo se han dado históricamente de acuerdo con diversas opciones político-ideológicas. Su sentido final puede orientarse hacia ordenamientos socioeconómicos de carácter no capitalista y no comunista. (La Revolución peruana). Análoga actitud tomó el general Romeo Lucas al renunciar a la ayuda condicionada que pretendió imponer la administración del presidente Carter. Muchos ya no recuerdan aquella famosa expresión ¡Yankees go Home!, y con ellos Jimmy Castro (clara alusión a Jimmy Carter)”.

En una publicación más reciente en la Revista Política y Estrategia No. 107 (2007): “… por veinte años la Unión Soviética tuvo con Perú las más estrechas relaciones que con cualquier otro país de América Latina, aparte de Cuba o Nicaragua… De hecho, Perú fue el primer centro de operaciones poscubano en Sudamérica e incluso aún sigue ocupando dicho estatus”. La conclusión del articulista (Leyton Salas Cristián), es que Perú a partir de 1969 se convirtió en centro de operaciones soviéticas en América del Sur. Cuba hará lo suyo en el Caribe y Nicaragua en América Central. Lo recordado hoy, no tiene nada que ver con el rol de perito que desempeña el general Robles, solo son recuerdos del pasado.

Etiquetas: