Miércoles 20 DE Junio DE 2018
Opinión

Frenar el mercado legislativo

La estabilidad política del país pasa necesariamente por frenar prácticas como el transfuguismo que desnaturalizan y pervierten la representación política.

— Manfredo Marroquín
Más noticias que te pueden interesar

La representación política legislativa que en teoría debe asegurar que los ciudadanos votantes estén representados por los diputados electos, se quedó en un mero enunciado que fue cediendo a la cultura criolla que sigue alimentándose de prácticas y formas propias de un mercado donde la representación pasó a ser una simple moneda de intercambio de favores.

Tan transable se ha vuelto esa representación que en las últimas tres legislaturas más de la mitad de los diputados terminaron su periodo cambiando una, dos y hasta tres veces de bancada. De hecho, el crecimiento exponencial del transfuguismo en las últimas tres legislaturas es una de las causas y a su vez manifestación directa de la crisis política que llevó a la extinción de los principales partidos políticos que la practicaron desmesuradamente como los partidos Patriota y Lider. Detrás y muy pegadito a la copla esperando su turno se encuentra el actual partido de gobierno FCN, alimentado y engordado a base de transfuguismo.

La presión ciudadana del 2015 forzó a una reforma a la Ley Electoral y del régimen interior del Congreso de la República, esta última incluyó la disposición de incorporar sanciones y limitaciones para los diputados que continúan ejerciendo el transfuguismo, prohibiéndoles que a partir de dicha reforma, puedan ocupar cargos directivos dentro del organismo Legislativo.

Pese a esa expresa prohibición, diputados de la actual legislatura pretenden violar la misma norma aprobada por ellos mismos, ejerciendo prácticas de transfuguismo y pretendiendo dirigir órganos internos del Legislativo. Ya la Corte de Constitucionalidad resolvió en febrero recién pasado un recurso de amparo presentado por Acción Ciudadana, solicitando que se repitiese la elección de junta directiva, por haber incorporado diputados tránsfugas.

Como quien dice aquí nada ha pasado, después de haber repetido la elección de junta directiva por orden expresa de la Corte de Constitucionalidad, nuevamente los bloques que conforman mayoría en la coyuntura actual, repiten el mismo vicio al nombrar a jefes de comisión, así como de bloque legislativo a diputados que de acuerdo con la ley caen en la categoría de tránsfugas.

En vista de lo anterior y con el objeto de sentar precedentes orientados a que se respete el espíritu de la reforma a la Ley Orgánica del Congreso, Acción Ciudadana presentó un nuevo recurso de amparo para anular los nombramientos  que obvien el Artículo 50, párrafo III de la Ley Orgánica y que literalmente dice: “El diputado electo por un determinado partido político, que en el ejercicio de su función renuncie al partido político que lo postuló o al bloque legislativo al que pertenece, o sea separado de cualquiera de los mismos, no podrá ser miembro de la junta directiva, presidir ninguna comisión de trabajo ni ejercer cargo alguno en representación del Congreso de la República”.

La estabilidad política del país pasa necesariamente por frenar prácticas como el transfuguismo que desnaturalizan y pervierten la representación política para fines ajenos a los del bien común, la justicia social y todos los preceptos establecidos en la Constitución que hoy son letra muerta ante el creciente número de mercaderes políticos que subastan la representación a su mejor conveniencia.