Miércoles 12 DE Diciembre DE 2018
Opinión

El sistema de Presidios

La enmienda del condenado como fin principal de la pena es sagrado…”.

— mario mérida
Más noticias que te pueden interesar

Entre tanto se desarrolla la dinámica de los procesos jurídicos, que se vienen arrastrando desde el 2015, vale la pena revisar el tema del Sistema Penitenciario (SP), al cual solamente se le dedica tiempo, cuando ocurre alguna tragedia o asesinatos en su interior.

Es importante iniciar con los fines del SP, el cual no es evitar que las personas privadas de libertad escapen, dicho de forma constitucional es que este “… debe tender a la readaptación social y a la reeducación de los reclusos y cumplir en el tratamiento de los mismos, con las siguientes normas mínimas… (Artículo 19). Lo descrito anteriormente dejará un mal sabor de boca y causará desagrado a muchos guatemaltecos, sin mencionar que más de alguno calificará de pérdida de tiempo escribir al respecto, pero el conocerlo es vital para comprender la complejidad de administrar un SP, como el que es documentado cotidianamente por los medios de comunicación.

Michel Foucault, recoge en su libro Vigilar y Castigar; nacimiento de la prisión (1976) lo establecido en el Congreso de Bruselas (1847): “La enmienda del condenado como fin principal de la pena es un principio sagrado…”. En otra parte Foucault cita “El trabajo debe ser uno de los elementos esenciales de la transformación y de la socialización de los detenidos…”. También cita lo relacionado la educación y la capacidad moral de quienes estén a cargo de la administración del SP.

La historia oficial de las cárceles se registra a partir del gobierno del Presidente General Justo Rufino Barrios (Decreto número 188/1877) y su reglamento (26/agosto/1889), que crearon la “Casa de Corrección” para los hombres y la “Prisión de Mujeres”. Los cambios siguientes se llevaron a cabo durante los gobiernos del General Jorge Ubico (12/julio/1937); General Carlos Manuel Arana Osorio (11/agosto/1970).

El desarrollo del Sistema carcelario avanzó mucho en nuestro país con la construcción de Granjas de Rehabilitación, como Cantel (1967), Canadá (1970) y Pavón (1976), sellado con el aporte a la modernización del SP durante el gobierno del presidente Vinicio Cerezo, que garantizó un buen tratamiento para el detenido preventivamente con la promulgación del Acuerdo Gubernativo 607-88 Reglamento de la Dirección General del Sistema Penitenciario (2/agosto/1988).

El éxito del SP radica en confiar la dirección a Administradores con competencias complementarias del derecho penitenciario.

Etiquetas: