Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

La “huida hacia adelante” de Iván

Esa presencia de la CICIG he concluido por atribuirla a la ausencia de hombría en algunos actores políticamente poderosos que lo hubieran podido impedir desde su inicio de cuajo.

— Armando de la Torre
Más noticias que te pueden interesar

Como Nabucodonosor en su tiempo, también Iván en estos nuestros sabe leer los signos misteriosos en la pared.

Pero a diferencia de aquel, huye despavorido hacia adelante, no hacia atrás, y así arremete contra Álvaro Colom y su Gabinete de Gobierno (aunque Sandra excluida), precisamente por saber leer los signos ominosos en una pared.

¿Qué leyó, pues?

Su cada vez más cercana caída junto a su babilónica CICIG.

Porque tales misteriosos signos le recuerdan que Barack Obama y Hillary Clinton ya no gobiernan en Washington sino Donald Trump. Y que su diabólico paracaídas, el escurridizo Todd Robinson, suda y gimotea en Caracas rebajado a mero Encargado de Negocios ante el neurótico y grosero antiyankee Nicolás Maduro. Que su otro paracaídas de relevo, Thomas Shannon, ha sido retirado del Departamento de Estado. Y que Jimmy Morales acaba de regresar feliz y triunfante después de haber sido excepcionalmente bien acogido y agasajado en público en Washington D.C. por nadie menos que el mismísimo Trump a cuenta de su  gesto de trasladar la Embajada guatemalteca de Tel-Aviv a Jerusalén. Que el escepticismo europeo sobre la CICIG empieza a filtrarse hasta el gobierno de Angela Merkel, y en la misma proporción sus fondos en dinero sonante y constante se tambalean.

¿Y qué? Pues que los cimientos para su insolente prepotencia que lo lleva a inmiscuirse una y otra vez en los asuntos internos de Guatemala que en absoluto le competen, no se ha hallado aquí sino muy lejos de estas costas, por ejemplo, en Washington D.C., o en Nueva York, o en Bruselas.

Y también de este lado de la ecuación en un grupúsculo de políticos en puestos claves de la USAC o del sector justicia como Edgar Gutiérrez, Gloria Porras o, en agrupaciones políticas desprestigiadas, tal el caso de Mario Taracena. Amén de esos lobos feroces vestidos con piel de oveja cual Daniel Pascual, del CUC, o Francisco Sandoval, de CODECA, y asimismo hasta de algunos ingenuos columnistas de opinión.

La “huida hacia adelante” (“Flucht nach Vorne” en su idioma original) a la que me refiero ha derivado en una redada indigna contra Álvaro Colom para despejar ahora el camino hacia su blanco ulterior más urgente: Álvaro Arzú, y de esa manera protegerse por anticipado mediáticamente de la sospecha de seguir una agenda política exclusivamente de izquierda.

Para entender algo más a fondo la profunda crisis de Guatemala cuya expresión más dramática lo ha sido esa intermitente y atolondrada intervención neo-colonialista a la que tanto he aludido, y cuyas secuelas negativas lamentaremos por décadas, vale la pena reflexionar sobre otro fenómeno también identificable hoy entre algunos guatemaltecos: un complejo de inferioridad que me resulta obvio, y del todo injustificado, frente a todo lo extranjero.

Es un rasgo con frecuencia asociado con el hombre así calificado por Ortega y Gasset, de “masa”. Este último concepto a su turno precisa de una mayor clarificación:

 

Hombre-masa quiso llamar Ortega a todo aquel sin la suficiente confianza en sí mismo para atreverse a diferir de los demás, en especial si son muy numerosos y más fuertes.

Puede extenderse a cualquier hombre inteligente de cualquiera raza o nación, eso sí, incluidos hasta algunos muy bien instruidos o portadores de un linaje ilustre. Pero, al final, siempre demasiado acomodaticios y poco dados argüir por su cuenta, ni aventurarse por un emprendimiento inusitado o riesgoso, que son, a su vez, las condiciones previas para la emergencia de caudillos despóticos y sin escrúpulos.

También hasta de aquellos que pudieran ser considerados decentes, puesto que se comportan de acuerdo a los cánones sociales vigentes en la sociedad de la que forman parte. Así, por ejemplo, aconteció en los últimos cien años con tantos y reiterados liderazgos atroces.

En otras palabras, hombres-masa que, “como Vicente, siempre concluyen por sumarse a donde va la gente”.

Su opuesto son los hombres y mujeres, “selectos”, es decir, aquellos que primero deciden según su mejor y más leal entender, y se arriesgan a emprender hasta lo más desconcertante para otros. La confianza en sí mismos es su coraza más efectiva. Por supuesto, lo que implica no menos la virtud de la prudencia y la de saber oír consejos. Sin embargo, la responsabilidad por sus actos libres siempre la asume por entero, le hayan merecido aplausos o condenas. A tal independencia tozuda también se le conoce como “carácter”.

El “carácter”, a su turno, es la esencia de aquello que popularmente llamábamos “hombría”. Y son ellos los grandes rompedores de moldes tras los cuales nos agolpamos los demás entusiasmados.

Guatemala, como cualquier otro conglomerado humano, siempre ha contado y contará con tales ejemplos señeros. Aunque el reconocimiento, con demasiada frecuencia, les haya llegado, y les continuará llegando demasiado tarde.

Entre estos últimos aquí y ahora cuento a esos que sufren prisión por meses, y hasta por años, sin haber sido hallados culpables tras un debido proceso judicial y en violación de todas las normas constitucionales y ordinarias de justicia en todo el planeta.

Esa presencia de la CICIG he concluido por atribuirla a la ausencia de hombría en algunos actores políticamente poderosos que lo hubieran podido impedir desde su inicio de cuajo. En otras palabras, cuestión de principios, amigos.

De lo contrario, no olvides que siempre “mal paga el diablo a quienes bien le han servido”.

(Continuará…)

 

Etiquetas: