Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Opinión

LA CANTINA Necesidad de cuestionar

¿No debiésemos todos cuestionarnos más en un país que demanda tantas respuestas?

— Harris Whitbeck
Más noticias que te pueden interesar

Tenía unos 16 años y el bus del colegio me recogía en la entrada de la finca donde vivía en carretera a El Salvador. Una mañana, como de costumbre, me subí al bus y me senté al lado de una ventana esperando aprovechar unos segundos más de sueño antes de entrar a clases. No pude. La imagen del cadáver de un hombre tirado al lado de la carretera, manos atadas y ojos vendados, me asaltó e invadió mi pensar no solo por el resto de ese día sino por el resto de mi vida.

Quise saber porqué. Me asaltó la curiosidad, y esa curiosidad fue el impulso que me llevó a perseguir el periodismo como forma de vida, y hoy, a intentar contribuir a la búsqueda de maneras de propiciar los cambios que necesita Guatemala para ser el país que podría y debería ser.

Al seguir los casos de corrupción que se ventilan en el aún muy imperfecto sistema judicial no puedo dejar de pensar en lo que llevó a los acusados a ese lugar. ¿Qué es lo que impulsa su supuesta avaricia? ¿De dónde viene la ceguera ante el enorme daño que la corrupción le hace a la
sociedad? ¿Por qué querrían tanto dinero?

Al leer los venenosos tweets de los que fabrican falsas verdades para polarizar el debate que la sociedad debiésemos realizar sobre el sistema que nos rige, me pregunto: ¿De dónde viene tanto odio, tanto afán por destruir, tanta malicia pura? ¿Cuáles serán las batallas internas que libran los que escupen tanto veneno? ¿Cuál será su verdadera opinión sobre el tipo de país que quieren construir y dejarle a sus hijos? ¿Habrá alguna manera de encontrar consenso y dejar el odio y la desconfianza por un lado y sentarnos a dialogar?

Y es ese el tema que más curiosidad despierta en mí. ¿Qué vamos a hacer? ¿Qué debemos hacer como sociedad para salir de este impasse de opiniones encontradas alimentadas por información manipulada, por la falta de acceso a fuentes fidedignas, por el vacío de transparencia y rendición de cuentas por parte de los que nos
gobiernan y nos representan?

Estamos en momentos decisivos; a escasas semanas de la elección de la persona que dirigirá al Ministerio Público luego de la salida de la Fiscal General Thelma Aldana. Tenemos nuevos Ministros en el Ejecutivo y una nueva Junta Directiva en el Congreso de la República. La semana pasada una fiscal del MP encargada de ver temas de derechos humanos sufrió un atentado contra su vida, que aunque la dejó ilesa dejó un sabor de zozobra en la población. Dentro de unos diez meses estaremos a las puertas de una nueva temporada electoral y de una nueva oportunidad para renovar el liderazgo en el país. Los bancos no quieren prestar dinero y los empresarios se quejan de una desaceleración. La incertidumbre es enorme, cada día hay nuevos retos y nuevas interrogantes.

¿Podemos vivir así, dejando que las cosas pasen sin cuestionarlas? ¿O debemos tomar un papel más activo y no solo cuestionar sino involucrarnos más? Hay nuevos movimientos políticos buscando adherentes. Existen grupos ciudadanos dedicados a seguir de cerca el proceso de postulación de candidatos a Fiscal General. La “Tribuna del Pueblo” del Congreso está abierta y disponible para los ciudadanos que quieran ir a escuchar los debates y hacer presión con su presencia. Ya no hay espacio para más excusas ya que hoy contamos con más herramientas para ser más curiosos y cuidar nuestro futuro…

Etiquetas: