Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Opinión

#YoNoSoyImpunidad

Los compadrazgos y el tráfico de influencias también existen en algunas de las Facultades, Escuelas no facultativas y centros regionales de la Usac.

— Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Más noticias que te pueden interesar

Una tesis doctoral necesita que se inicie con un proyecto de investigación serio, que aborde un problema crucial de la ciencia en cuestión, y que su resultado sea original, plagada de ideas novedosas y de resultados inéditos. Naturalmente que debe ser un trabajo no publicado anteriormente. Debe ser acompañada por un Doctor o Doctora como asesor, tutor u orientador. Bien sabido es que en los programas de maestría y doctorado, no todos los estudiantes que han terminado sus cursos satisfactoriamente, concluyen definitivamente la maestría y el doctorado especialmente en el caso en los que el requisito final es la elaboración y defensa de una tesis de maestría o doctorado.

 

En la actualidad, dado que hay un número importante de estudiantes de maestría y doctorado que no han realizado las tesis respectivas, se está creando un curso de tesis en los cuales un estudiante puede hacer su tesis de maestría o doctorado en un lapso de seis meses. Desde luego, muchos no lo terminarán, porque no es el tiempo apropiado para hacer una tesis. Nos preguntamos acerca de la calidad y pertinencia de la tesis, en tan corto tiempo. Lo que se necesita es que se cuente con asesores –en las áreas y campo de estudios correspondientes– que tengan el grado apropiado y que hayan hecho ya tesis de maestría y doctorado para que oriente debidamente a los estudiantes que pretenden alcanzar esos grados académicos. En la mayoría de programas de maestría y doctorado, en su reglamentación existe un tiempo delimitado para hacerlas y solo en casos extraordinarios la Dirección de la Escuela o bien la Junta Directiva de la Facultad, puede ampliar el tiempo estipulado para la conclusión de la tesis de maestría o doctorado, por decir algo, tres años. Lo anterior puede consultarse tanto en los programas de maestría y doctorado de la propia Usac y de universidades extranjeras. En nuestro país en donde ha funcionado el Doctorado de la Universidad Pontificia de Salamanca, España, UPSA, se han graduado 125 doctores en veinte años de labores. El doctor Feliz Ruiz Alonso, Secretario del Programa Guatemala, ha sido uno de los expertos en estos temas, dice al respecto del mismo que “espero que nosotros sigamos manteniendo el rigor y la exigencia que requiere una investigación doctoral. Especialmente desde el punto de vista de la dirección de las investigaciones, ya que el doctorado, durante el tiempo dedicado a la elaboración de tesis, requiere un seguimiento y asesoría reales para conseguir el nivel de investigador”. Esta es una noble tarea formar doctores y no simplemente un proceso de quemar fases o estadios y mucho menos otorgar doctorados por complacencias políticas o intereses económicos. Finalmente, en el Doctorado en seguridad estratégica se ha prescindido de los servicios de varios catedráticos que ayudaron a resolver problemas en ese doctorado, venidos del pasado. Algunos docentes despedidos injustamente ya accionan en los tribunales de justicia para obtener su reinstalación. A los empleados administrativos se les aterroriza y han estado contratando más personas a su conveniencia. Cabe decir que la anterior solvencia financiera de la Escuela de Estudios de Postgrado empieza a estar comprometida. Los compadrazgos y el tráfico de influencias también existen en algunas de las Facultades, Escuelas no facultativas y centros regionales de la Usac. La Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales ya no es la del doctor Oscar Adolfo Mijangos López y honrados y decentes compañeros. Es la del licenciado Carlos Estuardo Gálvez Barrios y secuaces.

Etiquetas: