Domingo 5 DE Abril DE 2020
Opinión

Des-escalabilidad de los negocios: una nueva ventaja

Las nuevas tecnologías han traído una nueva ventaja a las empresas y es trabajar en menores escalas, con más agilidad y foco en experiencias individuales a los clientes.

Fecha de publicación: 20-02-18
Por: Rafael Cisneros*

Por más de un siglo, desde inicios de la Revolución Industrial, la inversión en lograr mayor escala ha sido una máxima en la estrategia de las corporaciones. Las ventajas eran evidentes, entre ellas, menores costes medios, ventajas en I+D, menores costes variables debidos a la automatización, mayor poder de compra, y barreras a la entrada más altas. No obstante, todas están perdiendo validez debido a las nuevas tecnologías.

Desde el 2007 somos testigos de un desarrollo exponencial de nuevas tecnologías donde la movilidad, el acceso a servicios de cómputo por uso y las redes sociales, han cambiado las reglas de juego de forma vertiginosa. Estas han permitido y promovido la aparición de start-ups, y nuevos entrantes que basan en muchos casos sus ventajas en las menores escalas de sus operaciones.

Los menores costes medios dejan de ser una ventaja de las grandes corporaciones, ya que el uso de cómputo por uso, los freelancers, crowd-X (funding, working.), permite disponer de lo mejor, sin inversiones en I+D relevantes a empresas más pequeñas, y sobre todo, más ágiles. Otra ventaja que aprovechan estos nuevos entrantes, es el foco que ponen en nichos de mercado donde son capaces de desafiar a los grandes competidores acostumbrados a gestionar por promedios, y segmentos, en vez de buscar experiencias individuales de los clientes.

En los últimos dos años hemos visto cómo la explosión de la Inteligencia Artificial y el Big Data da continuidad a esa ola tecnológica, con la ventaja añadida de permitir a grupos de trabajo más pequeños y ágiles, entregar precisamente una experiencia única e individual a cada cliente. En este punto, la agilidad de procesos, tomas de decisiones, y la capacidad de ejecutar para adelantarse a las necesidades de los clientes, y de proveer una mejor experiencia, es decisiva para competir y mantenerse en los mercados.

Las grandes empresas tienen lo que en tecnología se conoce como legacies, o equipos obsoletos, que vienen migrando a nuevas plataformas rápidamente. Tengamos cuidado que estos no son solamente equipos, sino que también pueden haber legacies en forma de cultura organizacional, procesos y burocracia que son los mayores obstáculos para competir. Y aquí la fórmula del éxito es una adecuada gestión del cambio que permita adaptarse con modelos de trabajo scrum, en organizaciones que incluso dejan de funcionar por unidades de negocio, a unas que se agrupan alrededor de objetivos.

Las nuevas tecnologías han traído una nueva ventaja a las empresas y es trabajar en menores escalas, con más agilidad y foco en experiencias individuales a los clientes. Las grandes empresas que no se adapten y no logren la “des-escalabilidad” de sus negocios, sufrirán de una inevitable y dolorosa extinción.

 

Director de Empresas y Negocios

 

Telefónica Centroamérica