Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Tras la huella de los Zetas

La columna de la ugap

— Néstor Ahumada Escritor invitado
Más noticias que te pueden interesar

‘“Cada nueva generación quiere un símbolo, gente nueva, nuevos nombres, quieren divorciarse de las generaciones anteriores”’. James Douglas Morrison a. k. a.: Jim Morrison, The Doors.

El mundo cambia, los gustos cambian. Lo que impactaba y movía las mentes de las personas hace solo 20 años es muy diferente de lo que estimula y gatilla “interacciones” en las audiencias actuales.

En los noventa las personas aún grababan casetes para reproducir en walkmans, consultaban enciclopedias para hacer los trabajos del colegio o la universidad y escribían cartas para comunicarse con un ser querido en otro país. Hoy, memes, GIF’s que aluden a temas de actualidad, simpáticos pugs y astutos gatos marcan tendencias y generan consumo. Refiérase a la campaña de Vodafone para conocer a lo que me refiero (https://www.youtube.com/watch?v=4EIwhPoAdV0).

Teóricamente hablando, para efectos de interpretación, mercadólogos y especialistas en medios han clasificado a las distintas generaciones basándose en el tipo de contenido, las plataformas y los dispositivos desde donde los consumen. Por ejemplo, los Gen Xr’s son ampliamente reconocidos como la generación MTV.

En cierta manera, todos nos identificamos (sino etiquetamos) con una mono –cultura o piedras angulares de la cultura pop–. En el caso de los Gen Zer’s, la catalogación no es tan fácil. Es un hecho de que un niño de 16 años, si bien nativo digital, es menos diestro con el Iphone que su hermano de 14 y brechas sutiles pero significativas como esta dificultan la generalización.

¿Son acaso nativos del Iphone, de Facebook, de Netflix? Las personas no son estadísticas demográficas, no existe un rango etario estricto sobre qué es un GenZer excepto que son postmillennials esencialmente.

Mientras otras generaciones han encontrado fuentes de admiración y aspiración en sus mayores, los GenZer’s se han identificados entre ellos mismos; lo cual explica porque cada vez más marcas recurren a influencers para contactarlos.

Amelia Conway, una directora de cine que a sus catorce años ha generado más contenido que profesionales que la triplican en edad, comenta: ‘“No sé de ninguna marca ni de comerciales que hayan alcanzado a las audiencias más jóvenes, especialmente a los adolescentes, creo que no nos entienden. La gente joven debe producir para gente joven, la gente mayor para gente mayor. Mi generación es muy sensible a las mentiras. Somos independientes, de voluntad fuerte. Me gustan los comerciales que muestran a las personas en acción, con una postura clara. Cada generación se vuelve más exigente en cuanto a las cosas que quiere lograr y como quiere hacerlo. Si mi generación es obstinada, imagina cuanto más lo será la que nos suceda”’.

La confianza es un tema fundamental para estos seres, aunque no es necesario que conozcan una celebridad en persona para otorgarles credibilidad. Y es que, por naturaleza tendemos a creer más en las personas que en las corporaciones.

Los GenZer’s siguen los pasos de los ‘millennials’ en cuanto a adquirir marcas que defienden una posición, creen que pueden hacer el mundo mejor y con la tecnología de su lado tienen buenas probabilidades de lograrlo.

Una de las principales lecciones que hemos adquirido al anunciar para los millennials es que la comunicación no puede ser unidireccional, debe existir un diálogo. Si no estamos entablando y alimentando constantemente una conversación con ellos, arriesgamos quedarnos fuera. Con los Genzer’s esta condicional adquiere aún mayor relevancia.

Ellos dan por sentada la autenticidad y la transparencia. Han crecido con la capacidad de acceder prácticamente a cualquier cosa que quieran: información, música y entretenimiento. ¿Por qué es importante considerar esto? Se espera que para el 2025 este grupo de personas maneje un poder adquisitivo de más de 44 billones de dólares y esa misma facilidad para acceder, también les ha entregado el poder para bloquear. ¿Se quiere quedar fuera?

La Unión Guatemalteca de Agencias de Publicidad es una entidad no lucrativa que agrupa a 21 empresas, a través de las cuales se pauta aproximadamente el 80 por ciento de la inversión publicitaria del país. (www.ugap.com)

Etiquetas: