Martes 21 DE Enero DE 2020
Opinión

Guatemala, es momento de quitarse los miedos

Corea del Sur es un ejemplo de acción y determinación.

Fecha de publicación: 12-02-18
Por: Richard Aitkenhead Castillo

Esta semana fue la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno, en Corea del Sur. Un evento impresionante, combinación de cultura milenaria y tecnología de punta. De colorido y precisión. De planificación y de ejecución. Una muestra de la evolución de Corea del Sur. Es difícil imaginar que su nivel de desarrollo relativo no era muy diferente al nuestro, hace cincuenta años. Hoy somos países en niveles diferentes de desarrollo económico, social y político. El evento permite visualizar a Guatemala desde la óptica externa, con una mirada libre de miedos y ataduras históricas.

El primer tema es la visión clara: sin Estado de Derecho no hay desarrollo futuro. Por doloroso que pueda parecer y lo difícil de implementar, la base del desarrollo sostenible se basa en un Estado capaz de combatir el crimen organizado, la impunidad y la corrupción, garantizar la prevalecencia de un sistema de justicia eficaz, y dar a todo ciudadano la oportunidad de ejercer su defensa ante un juez independiente.

Un segundo requisito obligatorio es construir la autoridad pública y la unidad nacional. No existe desarrollo sin gobiernos fuertes, instituciones policiales eficaces, entes de planificación que puedan alertar sobre los desafíos futuros, marcos regulatorios modernos e independientes, todos ellos funcionando dentro del sistema democrático con balances de poder entre autoridades ejecutivas y legislativas, que definan las políticas públicas y leyes que impulsen el desarrollo político, económico y social de la nación. Todo ello, dentro de un contexto de unidad en la diversidad, reconociendo la historia y conformación de nuestro tejido social.

Un tercer requisito es establecer bases de desarrollo social. Esto significa implementar en Guatemala un nuevo modelo de infraestructura, eficaz y transparente, introducir un modelo de ahorro dirigido hacia promover vivienda urbana digna, hacer reformas que permitan servicios básicos de salud y educación de calidad mundial, acompañados de un programa de combate de la desnutrición infantil y la pobreza extrema. Es crear condiciones de desarrollo para todas y todos los guatemaltecos.

Para terminar, es indispensable la estrategia económica. Desde un inicio, en Corea del Sur por citar un ejemplo, se entendió que el desarrollo económico dependía de su inserción en la economía mundial, el apoyo al sector exportador, la creación de empleo, la atracción de inversiones, el ahorro nacional y una política fiscal complementaria a la estrategia de desarrollo. No es solución, el promover pequeñas islas de prosperidad entre amplias zonas de pobreza. Las oportunidades deben ser evidentes o los jóvenes emigrarán a otras sociedades con la esperanza de un futuro mejor.

Es tiempo de quitarse los miedos al cambio, o peor aún aceptar dar marcha atrás. Es fundamental fortalecer el Estado de Derecho, reformar el sistema electoral y crear verdaderos partidos políticos, orientar la agenda del Congreso en legislación que impulse el desarrollo social y económico acelerado. No hay desarrollo sostenible, en sociedades fracasadas o sin estado de derecho. Corea del Sur es un ejemplo de acción y determinación. Aquí, es tiempo de quitarse los miedos y saber qué se puede.