Lunes 19 DE Noviembre DE 2018
Opinión

La ignorancia es atrevida

Sin duda, acusar a la CICIG de violar la presunción de inocencia es ignorancia o perversidad en estado puro.

— Amílcar Álvarez
Más noticias que te pueden interesar

Se ha vuelto normal escuchar con frecuencia a funcionarios emitir opiniones abordando temas de naturaleza diversa que desconocen, poniendo en evidencia su ignorancia supina haciendo el ridículo. El caso más reciente se relaciona con la garantía constitucional de la presunción de inocencia establecida en el Artículo 14 de la Constitución Política de la Republica que dice: “Toda persona es inocente, mientras no se le haya declarado responsable judicialmente, en sentencia debidamente ejecutoriada”. Al quejarse el gobierno en la ONU que la CICIG incumple las leyes del país y cuestionar un periodista al Presidente por esa gestión, le respondió preguntándole: ¿conoce el Artículo 14 de la Constitución? Es oportuno puntualizar que la presunción de inocencia se garantiza respetando el debido proceso al juzgar a un imputado de cometer un delito, siendo para el efecto, citado, oído y vencido en juicio conforme los procedimientos establecidos en la ley. Para ilustrar se reproduce lo que resolvió la Corte de Constitucionalidad en sentencia del 15/8/2009: “En cuanto al derecho de presunción de inocencia, esta Corte ha considerado que tal garantía se refiere, concretamente, al derecho fundamental de toda persona a la que se le impute la comisión de hechos, actos u omisiones ilícitos o indebidos a que se presuma su inocencia durante la dilación del proceso o expediente en el que se conozca la denuncia, y hasta en tanto no se le haya declarado responsable judicialmente en sentencia debidamente ejecutoriada”. Es obvio que al no tener el Ministerio Publico ni la CICIG función jurisdiccional es imposible que la violen. La competencia del MP es el ejercicio de la acción Penal Pública, fortalecer la investigación criminal y aportar elementos de convicción al imputar uno o más delitos a una persona, correspondiendo al tribunal determinar si procede encausar. Retorciendo la norma como lo hacen, sería imposible investigar la comisión de hechos delictivos beneficiando los intereses oscuros que se oponen a la depuración del Estado, manteniendo sus privilegios per saecula saeculorum. Por su parte, la CICIG investiga hechos ilícitos apoyando al MP conforme a lo establecido en el convenio suscrito con la ONU, participando como querellante adhesivo en el proceso. Sin duda, acusar a la CICIG de violar la presunción de inocencia es ignorancia o perversidad en estado puro.

Por si fuera poco, cumpliendo compromisos adquiridos insisten en mandar a la señora Jovel a la ONU a gestionar la destitución de don Iván rayando en la necedad, no exenta de cierta dosis de perfidia. El propio Secretario de Estado Rex Tillerson dijo en un discurso pronunciado en Texas que su gobierno apoya a la CICIG y al Comisionado, coincidiendo con el reiterado criterio del secretario general de la ONU. Si no entiendes Méndez, a lo mejor le hacen la caridad de explicarle que NO es NO y punto. Como son cuerudos, en su desesperación solo falta que le digan a la ONU y a los países donantes que queremos seguir siendo corruptos de aquí a la eternidad y que dejen de chingar. Lo grave es que el poder de las mafias llega a tal extremo que no sería raro que un gobierno hostil al tío Samuel compre un corrupto de esos capaces de vender a su mother y se les ocurra instalar un misil de mediano alcance escondido en algún lado, por lo que de no poner a los nenes en su lugar se puede armar la de Troya al darle largas al asunto. La realidad es muy compleja, los problemas de hoy fueron sembrados con devoción hace años sin que nadie los perturbara, siguiendo en sus trece a pesar de que les está lloviendo tupido. Su cinismo no conoce la prudencia y la tragedia no los perturba, por lo que es tiempo de limpiar el país de lobos con piel de oveja antes de que sea tarde. Si el único que lo puede hacer sigue vacilante y no lo hace, como dice Nico Cuc Boc, estamos jodidos todos ustedes. Yes Sir.

Etiquetas: