Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Opinión

La Corte Celestial

Orden superior sin tomar en cuenta la opinión de la multitud.

— Méndez Vides
Más noticias que te pueden interesar

La Tremenda Corte del cómico cubano Tres Patines hizo reír a muchas generaciones en Latinoamérica, mientras que nuestra Corte Celestial apenas hace felices a unos cuantos, porque actúa como orden superior sin tomar en cuenta la opinión de la multitud.

Felices están los delincuentes, porque ya no existe la posibilidad del castigo supremo. La CC respaldó a quienes cometen asesinatos, secuestros o violaciones al eliminar la pena de muerte de un plumazo. Las ovejas seguiremos siendo festín para los lobos, aguardaremos su mordida sin posibilidad de devolverla. El criminal sabe que en Guate se le respeta, y cuidado quien lo toca.

Felices están, también, los grupitos antimineros (oenegeneros que captan la dádiva extranjera), porque gracias a la tardanza intencional de la dichosa Corte Celestial, la “riqueza” de la tierra continúa guardadita mientras encima duerme gente con hambre, pobres sin esperanza, que para salvarse tendrán que saltar el muro de Trump en busca de la tierra prometida. La minería que levantó todos los imperios de Occidente nos está vedada.

Felices están también los diputados que no encontraron apoyo para participar en las elecciones recientes de Junta Directiva del Congreso, porque la CC les hizo el trabajito, abrió el camino anulando por un legalismo la elección para impedir el nuevo orden que venía reclamando respeto. La votación se repetirá, y los mismos diputados confirmarán la decisión original o cambiarán de opinión siguiendo órdenes. Los reflectores ensalzarán a los “convertidos” por el resplandor celestial, mientras habrá burla y crítica para quienes mantengan su palabra.

Feliz debe de estar, también, el Procurador de los Derechos Humanos, porque dicen que andaba súper asustado preparando sus maletas por el cambio en el Congreso, lo que la población hubiera aplaudido. Si en lugar de gastar tanto en un plebiscito abstracto sobre Belice, sin asistencia, nos enfocáramos en economizarnos la Procuraduría, una multitud estaría dispuesta a madrugar.

Elegimos a nuestras autoridades: presidente, diputados y alcaldes, pero quien nos gobierna está lejos de nuestro alcance, es celestial.

Etiquetas: