Viernes 17 DE Agosto DE 2018
Opinión

Los dinosaurios atacan de nuevo

Ahora sí podemos afirmar que han decidido taparse, con la misma chamarra para protegerse de la justicia, ante la decidida acción del MP y de la CICIG.

— Eduardo Antonio Velásquez Carrera
Más noticias que te pueden interesar

El viejo dicho de los cangrejos guatemaltecos retrógrados se ha quedado corto esta semana, con todo lo sucedido en tan poco tiempo. Para variar los guatemaltecos honrados y trabajadores comenzamos mal el año, cuando muchos de los sindicados de hechos de corrupción y que gozan de impunidad, resuelven atacar de nuevo. Al parecer el actual gobierno del FCN decidió aliarse a las claras y sin ambages con los grupos de políticos corruptos de otros gobiernos anteriores, de una facción del Ejército de Guatemala fuertemente manchado de hechos ilícitos y otros partidos políticos emergentes representantes de otros sectores que parecían ser nuevas fuerzas políticas, pero que se han revelado como adictos a las mañas de la vieja política y con los empresarios que han participado de esta orgía de corrupción que ha devastado al país, desde la llamada apertura democrática. No creo que algún ciudadano, por muy distraído que se encuentre, no se dé cuenta que las fuerzas conservadoras que han dirigido el país, desde 1954 y que han participado del saqueo nacional, se han unido para darle batalla al nacimiento de una nueva nación en donde la corrupción y la impunidad sean proscritas.

Ahora sí podemos afirmar que han decidido taparse, con la misma chamarra para protegerse de la justicia, ante la decidida acción del MP y de la CICIG; en estos días de intenso frío para los cánones guatemaltecos, objetivando la perpetuación de la corrupción y la impunidad. Mientras los medios de comunicación informaban de los posibles candidatos a la Presidencia del Congreso de la República, que iban desde el anterior presidente del Legislativo hasta nombres como los de Manuel Conde y Julio Ixcamey de la UNE; surge la candidatura del hijo del actual alcalde de la capital, Álvaro Arzú Irigoyen, único diputado del Partido Unionista y resulta electo presidente del Congreso en un abrir y cerrar de ojos, apoyado por los votos de 92 diputados de los partidos FCN, Todos, Movimiento Reformador, Alianza Ciudadana. Además, de los diputados que ya habían integrado el Pacto de la Corrupción, en el pasado mes de septiembre, se unieron en esta oportunidad, varios legisladores independientes, del Partido de Avanzada Nacional y la Unión del Cambio Nacional. Al parecer el único mérito del flamante presidente del Congreso nacional es ser hijo del alcalde capitalino, pues su trayectoria como diputado es poco conocida. Si lo anterior fuera poco, los cambios del gabinete del organismo Ejecutivo en el año recién estrenado revelan otras alianzas. El caso del ministro de Economía, es relevante pues parece tener la intención de buscar protección ante las investigaciones de las que es objeto, él y algunos personeros de TIGO. Los casos de los ministros de Ambiente y de Desarrollo son también interesantes, pues el primero Sydney Samuels tuvo la intención de resolver el problema de los desvíos de “decenas, de decenas de decenas” de agua de los ríos, especialmente hacia fincas de propiedad privada en la Costa Sur. Llega un operador político del gobernante, también sin mayor trayectoria profesional y política. En el ministerio de Desarrollo, con baja ejecución presupuestaria, llega otro de los aliados políticos del partido gobernante, bastante desconocido. Al parecer ponen a sus peones e incondicionales. La guinda en el pastel, en esta semana es la salida del Superintendente de Administración Tributaria, Juan Francisco Solórzano Foppa, quien era uno de los pocos funcionarios respetables del actual gobierno, removido por el directorio de la SAT, presidido por el ministro de Finanzas Públicas, quien ha hecho alarde de doble discurso en este episodio y las dos directoras nombradas por el presidente Jimmy Morales, Silvia Liliana Castillo Martínez y Adriana Estévez Clavería. Blindarse parece ser el objetivo ante las pesquisas.