Jueves 18 DE Enero DE 2018
Opinión

La mejor estrategia de turismo

Empieza por una buena infraestructura.

— Juan Carlos Méndez
Más noticias que te pueden interesar

El fin de año tuve el privilegio de viajar a Alta Verapaz, paraíso de naturaleza vibrante como le han llamado a esa región eternamente verde, que en apenas ocho mil setecientos kilómetros cuadrados concentra los lugares más impresionantes que podamos imaginar. Su característica geología de fondo de mar ha dado lugar a la formación de cavernas, siguanes, dolomitas, barrancos y depresiones por las que discurren ríos azul turquesa, borbotean cenotes de aguas cristalinas, donde crecen las orquídeas y se vislumbra algún quetzal solitario. Visité la laguna de Lachuá con sus aguas vírgenes verde olivo, el nacimiento desde el inframundo del río Dolores y los pueblos coloridos camino a Chisec. Un viaje recomendable para todos aquellos que disfrutan del turismo local. Me tomó seis horas llegar a Cobán debido a los interminables trabajos de ampliación de la autopista al Rancho y otras seis horas para llegar a los sitios turísticos por carreteras en mal estado.

El Inguat en su Política Nacional para el Desarrollo Turístico Sostenible de Guatemala 2012-2022 establece que el turismo es un eje articulador claro que basado sobre las ventajas comparativas que tiene el país frente al mundo, es una opción real de desarrollo económico y social incluyente. Un enunciado plausible; sin embargo, la realidad es que Guatemala cayó de la posición 70 que ocupaba en 2009 a la posición 86 en 2017 según el Índice de Competitividad Turística publicado por el Foro Económico Mundial, demostrando claramente un retroceso en la calidad de nuestra oferta turística.

Aunque una política nacional para el desarrollo turístico debe ser integral y conjugar los esfuerzos del sector público y privado, hay factores habilitadores fundamentales para atraer a más turistas y desde mi punto de vista hay dos que son esenciales, el desarrollo de una infraestructura de primer mundo y el cuidado y saneamiento ambiental.

Guatemala es un país pequeño que con la infraestructura idónea, moderna y bien mantenida se podría recorrer en pocas horas de extremo a extremo y visitar cómodamente. El modelo actual para la gestión de la infraestructura en Guatemala está agotado desde hace años con un costo social y económico incalculable. En el Enade del año pasado, el sector privado hizo una propuesta para cambiarlo por uno que permita el desarrollo de una red de infraestructura integrada, ejecutada con criterios de eficiencia y beneficio social, con la participación del sector público y privado; interesantemente esta propuesta incluye la posibilidad que los ciudadanos inviertan en los proyectos que se ejecuten, multiplicando con ello el beneficio social al hacerlo incluyente. Materializar iniciativas como esta permitirán que Guatemala se convierta en una extraordinaria experiencia cultural, natural y de aventura, compitiendo con los mejores destinos turísticos del mundo.