Jueves 18 DE Enero DE 2018
Opinión

Designación de Fiscal General

— editorial
Más noticias que te pueden interesar

El Fiscal General de la República (FGR), conforme la Constitución, es el Jefe del Ministerio Público (MP), así como le corresponde el ejercicio de la acción penal pública. La finalidad principal del MP es velar por el estricto cumplimiento de las leyes del país.

Para ser designado FGR, el aspirante debe cumplir con los siguientes requisitos mínimos: Ser guatemalteco de origen, de reconocida honorabilidad, abogado colegiado y mayor de 40 años, así como estar en el goce de sus derechos ciudadanos y haber desempeñado un período completo como magistrado de tribunales colegiados, o haber ejercido la profesión de abogado por más de diez años.

Además, el FGR, conforme la Constitución, debe cumplir con méritos de capacidad, idoneidad y honradez, que son exigidos para la designación de todo funcionario o empleado público. Por consiguiente, el proceso de postulación de candidatos a FGR debería sustentarse en un estricto procedimiento de selección por oposición, lo cual no está previsto en la Constitución ni en la Ley Orgánica del MP. La Ley de Comisiones de Postulación no vino a apuntalar el proceso de selección por oposición, sino que, por el contrario, contribuye a la evaluación subjetiva y antojadiza.

Por mandato constitucional, corresponde al Presidente de la República designar al FGR, para un período de cuatro años, de una nómina de seis candidatos que deberá elaborar una Comisión de Postulación integrada por el Presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), quien la presidirá, los Decanos de Derecho de las universidades del país y los Presidentes de la Junta Directiva y del Tribunal de Honor del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala.

La respectiva Comisión de Postulación fue convocada para que el nuevo FGR pueda tomar posesión el 15 de mayo de 2018, fecha en que vence el período de funciones de la actual FGR, Thelma Aldana, que puede nuevamente ser postulada y, en su caso, reelegida.

En nuestra opinión, el perfil del FGR ideal es el siguiente: (i) Que cumpla con los requisitos legales anteriormente indicados; (ii) Que tenga independencia de criterio; (iii) Que su capacidad e idoneidad se acrediten con suficiencia; (iv) Que sea probo a prueba de fuego; (v) Que tenga conocimiento y experiencia administrativa; (vi) Que su trayectoria profesional sea intachable; (vii) Que posea carácter e integridad personal; y (viii) Que su vocación de servicio público sea probada. En fin, se requiere un testimonio de vida incuestionable y una hoja de servicios limpia.

En la lucha contra la corrupción y la impunidad, el FGR es un funcionario clave, por lo que la ciudadanía debe velar porque los candidatos que seleccione la respectiva Comisión de Postulación cumplan con los más altos estándares de capacidad, idoneidad y honradez.