Jueves 18 DE Julio DE 2019
Opinión

Regalo de Reyes

Me parece que la iniciativa de fusionar a los y las poetisas guatemaltecas con los músicos es una estupenda idea.

Fecha de publicación: 09-01-18
Por: Eduardo Antonio Velásquez Carrera

El sábado 6 de enero de 2018 se presentó en el Auditórium Luis Cardoza y Aragón del Fondo de Cultura Económica la fusión de poesía y música, titulada “Guatemala; Luz y Vuelo”. La poesía corrió por cuenta de las poetisas Lenina García y Vania Vargas, habiendo leído sus poemas Lenina y la voz de Ch’umilkaj Curruchiche. Por cierto que sorprendió la vena poética de la lideresa actual de la Asociación de Estudiantes Universitarios –AEU–; lo cual contrasta violentamente con la falta de gracia de los exdirigentes defenestrados.

Las composiciones musicales son de la autoría del músico guatemalteco, residente en Nueva York, Estados Unidos de América, Sergio R. Reyes Mendoza, violinista y compositor. Las obras que se presentaron fueron: Primer Vuelo (1997) para violín, violonchelo y silbido; de Reyes Mendoza. Ancestras de Lenina García. Luz (música incidental para la obra de teatro de Catherine Filloux). 2012. Varios movimientos. A menudo me descubro de este lado del silencio de Vania Vargas. Y a María Andrea y Luz Helena (2011) para violín, violonchelo, órgano y contrabajo de Reyes Mendoza. Actuaron, además, jóvenes músicos guatemaltecos, entre ellos: Álvaro Reyes Sagastume, violín; Kenneth Vásquez, violonchelo; Elisa Irene Aquino, violonchelo; Otto Letona, viola; Laura Cristina Pellecer, Contrabajo; Sergio Reyes Sagastume, Clarinete; Oscar Julajuj, vibráfono; Gilmar Eduardo Tuyuc, Glockenspiel; Juan Espinal, marimba; Gabriel Miguel, marimba y Sergio Martínez Siekavizza al piano.

Me parece que la iniciativa de fusionar a los y las poetisas guatemaltecas con los músicos es una estupenda idea. Sabemos que en el caso latinoamericano, estas fusiones rindieron maravillosos frutos como los logrados tanto en el Brasil y en la Argentina. En el país continente, la contribución del poeta Vinicius de Moraes, con el talentoso músico Antonio Carlos Brasileiro de Almeida Jobim nos trajo entre otros ritmos maravillosos al bossa nova y en el caso de la Reina del Plata, la Argentina, la fusión de poeta uruguayo Horacio Ferrer con el galáctico músico que fue Astor Piazzolla, por lo menos La balada para un loco que interpretara magistralmente Amelita Baltar. Esperemos de estos músicos talentosos con estas poetisas guatemaltecas fructíferas obras artísticas, como la del sábado anterior.

Además, hay que decir que el corazón guatemalteco se sintió agradecido y reconfortado con la poesía y la música al recordar la infamia de la quema de las niñas de Guatemala, la violación sexual que sufren las inmigrantes de todo el mundo en su largo tránsito hacia el sueño de una vida mejor . Se evoca la metáfora de la vida como un vuelo y la vida como el desafío para volar, siguiendo la reflexión de Julio Cortázar. Enhorabuena a los y las jóvenes poetisas y músicos que nos regalaron un extraordinario regalo del Día de Reyes, con ese banquete de poesía y de música. Especial felicitación al joven músico y compositor Sergio R. Reyes Mendoza que aprovecha sus vacaciones en Guatemala para organizar este tipo de eventos, de primera calidad, en nuestra ciudad capital. Feliz retorno a Nueva York.