Lunes 10 DE Diciembre DE 2018
Opinión

¿Por qué Guatemala firmó los límites sobre Belice en 1859? (2)

Jimmy borra el interés nacional y se vuelve un paria internacional.

— Fernando González Davison
Más noticias que te pueden interesar

La Casa Blanca en 1855 decidió expulsar a los británicos porque siguieron ocupando Belice, la costa de la Mosquitia (Honduras y Nicaragua) y el río San Juan fronterizo con Costa Rica, país que pidió ser un protectorado británico en caso de guerra. Las dos potencias se disputaban el Istmo para construir a futuro un canal interoceánico quizás en Nicaragua. La Casa Blanca financió ese año a William Walker y a sus filibusteros estadounidenses y les dio armas y ocuparon Nicaragua y parte de Costa Rica. Costa Rica era leal a Londres como Guatemala, mientras los liberales en el poder en Honduras, Nicaragua y El Salvador simpatizaban al inicio con Walker.

Este, con la ayuda de los liberales de Honduras y Nicaragua, ocupó Nicaragua, dejando a los conservadores de Guatemala y Costa Rica listos para combatirle. La cosa se hubiera quedado allí, pero Walker quiso convertir a Centroamérica en un estado esclavista, con el proyecto de unirlo a la unión americana como un estado favorable a la causa de los estados sureños. Así lograrían más votos en el Congreso en Washington. Londres, para defender sus dominios, mandó su flota y dio armas a Guatemala y Costa Rica en 1856 y lograron expulsar a Walker con tropas a la cabeza del mariscal Víctor Zavala, en medio de una epidemia de cólera. Walker cayó prisionero de Zavala pero un diplomático estadounidense logró liberarlo del fusilamiento y lo llevó a EE. UU. Dos años después, Walker realizó otros intentos frustrados de ocupar la región sin la ayuda de Washington. Cuando se supo que vendría de nuevo, Londres condicionó dar su ayuda militar a los centroamericanos solo si firmaban varios convenios a su favor: límites con Belice, Islas de la Bahía (Roatán) y situación del río San Juan. En ese momento toda Centroamérica ya se había unido contra Walker y sus filibusteros organizados en Nueva Orleans. Belice sería prescindible para Guatemala si recibía las armas necesarias para sobrevivir como Estado combatiendo a Walker que estaba por desembarcar en Honduras, como ya lo había intentado antes. Por eso Guatemala firmó en 1859 el convenio, para recibir armas inglesas, pero Carrera impuso una cláusula compensatoria porque Londres extendió los límites al sur: del río Sibún al Sarstún. Guatemala dos años después lo ratificó pero Londres no, lo que dejó en suspenso dicho tratado.

Lo cierto es que Guatemala no hubiera firmado ese convenio si no hubiera existido la amenaza de Walker: tuvo que aceptar el chantaje británico de darle armas y protección militar a cambio de la firma de un convenio de límites con Belice conforme los intereses británicos: Guatemala no firmó el convenio por consentimiento libre sino porque se jugaba su existencia misma como república y la de los estados centroamericanos. Eso en derecho internacional equivale a que no hubo consentimiento libre, lo que hace ilegal el convenio. Honduras también aceptó los términos sobre las Islas de la Bahía y Nicaragua y Costa Rica sobre el río San Juan, cuyo problema ambos países no resuelven aún, ni Guatemala y Belice hasta la actualidad sobre los límites fronterizos.

Guatemala puede alegar lo anterior en la Corte Internacional de Justicia se centraría en esgrimir que el convenio de 1859 Guatemala careció de consentimiento libre (debido a la fuerza impuesta), por lo que el contenido es nulo por vicio de consentimiento. Ese convenio sirve a Belice como argumento porque se aceptó los límites fronterizos. Por lo mismo, nuestra cancillería debió recurrir a la Corte Internacional de Justicia o a la Corte Internacional de Arbitraje como aconsejó la OEA, para exponer esa nulidad. Pero, ignorando ese vicio, cometió otro cuando el canciller Rodas aceptó en 2008 el chantaje beliceño que se hiciera la consulta popular sin tener un acuerdo definitivo, lo que viola nuestra Constitución. Al aceptarla en 2017, Jimmy violó el interés nacional otra vez.

Etiquetas: