Domingo 18 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Mal momento para elevar el salario mínimo

— editorial
Más noticias que te pueden interesar

En materia salarial cada centavo cuenta, así como cada nueva persona desempleada que encuentra una nueva plaza de trabajo o cada trabajador que mantiene su puesto de trabajo un año más. En vano se esfuerzan algunas carteras del gobierno actual en tratar de mejorar las condiciones para generar empleo; los empresarios que luchan por mantener el empleo existente dentro de un negativo ambiente para hacer negocios; y los trabajadores que cuidan su puesto de trabajo ante la falta de empleo en otros lugares, cuando de un plumazo se pueden echar a perder estos esfuerzos. Aumentar el salario mínimo en las condiciones actuales podría resultar totalmente contraproducente para ayudar a que el país salga de la tendencia decreciente que vienen mostrando la mayor parte de los principales indicadores económicos desde el año 2015, no se diga sobre la capacidad de las empresas de mantener los niveles actuales de empleo y la posibilidad de aumentar sus contrataciones durante el 2018.

No debe Morales dejarse influir por temores acerca del poder adquisitivo del salario; el nuevo cálculo de la Canasta Básica Alimentaria da cuenta que mucho de lo que siempre se había creído respecto del poder adquisitivo de los salarios era producto de una mentira estadística. La inflación subyacente esperada para 2018 seguramente terminará el año alrededor del 3.5 por ciento y la inflación total alrededor del cuatro por ciento. En otras palabras, no hay mayores presiones inflacionarias que requieren grandes ajustes salariales, sobre todo de cara al sobreajuste a que se sometió a la economía durante el presente año. Es importante que Morales recuerde que el aumento del seis por ciento concedido para este año superó con creces la inflación observada durante el 2017. Ante la falta de dinamismo de la economía, el abaratamiento del precio de la divisa, el estancamiento del crédito, el bajo crecimiento del consumo y los problemas de ejecución presupuestaria que se espera experimente la economía nacional durante 2018, bien haría Morales siendo conservador al momento de tomar su decisión final. Al final de cuentas, sobre sus hombros recaerán las consecuencias en materia de empleo, nivel de la actividad económica y recuperación de la confianza que resulten de esa decisión.

Etiquetas: