Martes 19 DE Marzo DE 2019
Opinión

Dueñez* empresaria Alineación tecnológica o transformación digital

La revolución informática está transformando nuestra manera de gobernar y dirigir nuestros negocios. 

— Carlos A. Dumois
Más noticias que te pueden interesar

Hemos afirmado anteriormente que en toda estrategia de creación de valor necesitamos cerrar el círculo con mecanismos concretos de cómo capturar el mismo. El valor generado y multiplicado requiere de amarrar los medios para capturarlo.

La alineación estratégica de nuestra gente, nuestros recursos y nuestra información son el sustento de todo esfuerzo por capturar el valor. En este esfuerzo de alineación hemos incluido siempre los recursos tecnológicos, los sistemas, los conocimientos, la información. Pero la tecnología, en un amplio sentido, se refiere a todo el know-how, a todo el saber hacer de nuestra organización: nuestra forma de competir y cautivar clientes, nuestros caminos de
crecimiento, etcétera.

Pero en los últimos años la tecnología, y en particular la tecnología informática digital, ha sufrido una profunda transformación. Su impacto es tan trascendente como lo fueron en su época el teléfono o la imprenta. Pronto nos daremos cuenta qué tan obsoletos podemos quedarnos con respecto a esta metamorfosis.

La transformación digital, a nivel de cada empresa, termina siendo equivalente a una reinvención integral de todas sus fórmulas de negocio, a través de un óptimo uso de la tecnología informática digital, y mejorando radicalmente la capacidad de generar, multiplicar y capturar valor para todos sus interesados: accionistas, clientes, proveedores,
colaboradores y la sociedad en general.

Es tal el impacto de esta metamorfosis informática, que puede hacer surgir nuevos modelos de negocio que superan o sustituyen a los que se van quedando atrás. Desaparecen los sistemas de correo antiguos; Amazon suple a miles de compañías de retail; las Fintech suplen a los bancos; nuevos competidores de la era digital superan en creación de valor a sus equivalentes que no han evolucionado.

Margaret Rouse describe en Whatls, la enciclopedia de aprendizaje de Tech Target, que los cambios tecnológicos por sí mismos no llegan a ser realmente transformadores, pero que reconfigurar una organización para aprovechar cabalmente las tecnologías digitales sí que transforma.

Esta reconfiguración se refiere a transformaciones disruptivas, discontinuas, fundamentales, de todo el quehacer de la empresa, desde sus productos y servicios, mercados y clientes, procesos y actividades, hasta a veces su misma definición de negocio y diseño de fórmula competitiva.

Rouse pone el ejemplo de Nespresso. Nestlé reinventó la manera de competir en el mercado del café. Ahora su negocio parte de la fabricación de máquinas de elaborar café de especialidades y accede al mercado por una diversidad de canales (Omnicanal) ofreciendo una gran diversidad de opciones al cliente, que puede utilizar el sitio web, o un dispositivo móvil o visitar una tienda física. Con tal soporte tecnológico, versatilidad de opciones y facilidad de acceso, Nespresso entra a muchos más segmentos de mercado y detona sus ingresos y utilidades; puede decir que su negocio es el de “ofrecer el café que usted quiera, donde lo quiera”.

Otro ejemplo es Zara, que le da muchas alternativas al cliente: entrar a la tienda, encontrar una prenda que le gusta, escanear su código y ver dónde está su talla, o comprarla online.

Ya no se trata solo de alinear la tecnología a nuestra estrategia competitiva. Ahora el proceso de diseño estratégico va en doble vía: de la concepción del modelo de negocio al diseño de los procesos, sistemas y actividades con el soporte de las tecnologías digitales; y de ahí de regreso hasta llegar de nuevo a la fórmula de negocio. No siempre rediseñaremos el concepto de negocio, a veces sí, pero siempre terminaremos con una configuración organizacional completamente renovada y diferente, mucho más competitiva y vigente.

Al final de cuentas, la transformación digital está dotando, a quienes la implementan bien, de un camino renovado de encontrar la relevancia económica, de reinventar la capacidad de crear riqueza. Tenemos que transformarnos; los que nos atrasemos nos
quedaremos fuera de la jugada.

c_dumois@cedem.com.mx

http://www.cedemgroup.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Etiquetas: