Jueves 20 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Gorbachov, el hombre que cambió todo

Se distinguió de adolescente por su trabajo en el campo, y obtuvo premios que lo llevaron a alcanzar liderazgo en su comuna..

— Fernando González Davison
Más noticias que te pueden interesar

El intelectual ruso Dmitry Furman lo llamó “el único político de la historia rusa que, teniendo todo el poder en sus manos, de forma voluntaria optó por limitarlo, a riesgo incluso de perderlo, en nombre de los principios morales”, como dice William Taubman en su libro Gorbachov: su vida y tiempos. Allí se entiende a ese hombre que cambió todo sin un disparo (contrario a Hitler que lo hizo, pero provocó la muerte de cincuenta millones). Mijaíl Gorbachov vino de orígenes campesinos (su madre era analfabeta) y conoció penurias en los años treinta. Se distinguió de adolescente por su trabajo en el campo, y obtuvo premios que lo llevaron a alcanzar liderazgo en su comuna. Leyó a los clásicos rusos. Recibió una beca para estudiar en Moscú y entró al partido comunista, donde conoció a Raisa Maksimovna, también de origen humilde, graduada de filosofía, muy atractiva, cuyo padre desapareció en un Gulag. Será una voz activa en la vida de Mijaíl.

Escribió de manera positiva sobre Stalin, por su dirección en la Gran Guerra Nacional contra Hitler. Cuando Stalin murió vinieron las críticas en el seno del partido, pero en las provincias soviéticas persistió el culto a su personalidad. Gorbachov, así, se orientó para hacer trabajar el sistema. Raisa lo ayudó a escalar posiciones en el partido en su comarca rural. La pareja quedó atraída en 1964 por el “socialismo con rostro humano” del checo Alexander Dubcek, pero dos años después, Mijaíl aprobó el envío de tanques a Praga por disciplina, mientras leía en secreto a los heterodoxos marxistas Roger Garaudy y Gramsci. A inicios de la siguiente década vino el gran giro al ser el protegido de Yuri Andropov, el viejo líder de la KGB, consciente que la Unión Soviética requería cambios, para que en quince años su población tuviera más altos niveles de vida y libertades.

Tenía las mismas ideas que ya practicaba Deng Xiaoping tras la muerte de Mao. Lo primero para Andropov era comenzar con tener una buena economía que funcione, que dé riqueza al Estado y a la sociedad. Eso se le olvidaría a Gorbachov cuando tuvo el poder en 1985, pues primero quiso eliminar las resistencias al cambio dando libertades, expresando que Rusia no era China. El poder lo obtuvo tras las muertes de Breznev en 1982, Andropov en 1984 y Chernenko en 1985: el pueblo ruso lo vio como el joven del cambio. (Taubman habla poco de la sangría de la guerra en Alfganistán contra la CIA desde 1979, que provocó el apoyo de Moscú a Nicaragua sandinista). Taubman se pregunta por qué Gorbachov no decidió cambiar ya la economía para producir artículos de consumo masivos y privatizar la agricultura. Leyó a Lenin en lugar de ir al futuro. Cuando explotó la central nuclear de Chernobyl se le abrieron los ojos y decidió transformar el sistema obsoleto. Su asesor Yakovlev le sugirió que los trabajadores tomaran control de la industria, pero le dijo que era muy temprano. Prefirió orquestar una paz con Margaret Thatcher, Ronald Reagan y Bush padre, para reducir las armas nucleares estratégicas, mientras los “halcones” de Washington vieron la oportunidad de destrozar a la URSS creyendo que iba a colapsar porque no podía costear la tecnología de occidente. Y no era así, según Taubman, pues Gorbachov lo que hacía era sentar las bases de una democracia y la reducción de sus fuerzas, al punto que llevaron a la implosión de la URSS, donde su pueblo sufrió, dejando en libertad a Europa oriental y concediendo a occidente más de lo que le pidió sin explicación. Deng tenía razón. Su popularidad en Rusia se vino abajo.

No le funcionó su política de zigzag. Principista, creyó en la palabra de la OTAN que no llegaría a las fronteras de la URSS, pero eso no se firmó y no se cumplió. Y vino el golpe en su contra que, al final provocó que Yeltsin escalara al poder en 1991. Me pregunto, ¿Por eso Putin se venga de EE. UU. y otros miembros de la OTAN?

Occidente aún festeja al hombre que cambió todo.

Etiquetas: