Sábado 22 DE Febrero DE 2020
Opinión

Los hondureños merecen un mejor futuro

Los guatemaltecos, no podemos más que solidarizarnos plenamente con el pueblo hondureño en donde ha campeado la muerte.

Fecha de publicación: 14-12-17
Por: Miguel Ángel Albizures

La situación que hoy vive el pueblo de Honduras, nos hace recordar la época de las dictaduras militares en Guatemala, aquellos tiempos en que los ministros de la Defensa se sucedían en el poder o imponían las reglas del juego, tal el caso de Julio Cesar Méndez Montenegro que pactó con ellos para ascender al poder, y permitió que la persecución y muerte se ensañaran en contra de innumerables luchadores sociales y hasta militantes del partido en el gobierno. Cuando se impuso al pueblo hondureño la suspensión de garantías y el toque de queda, nos recordamos de la época del dictador Carlos Arana Osorio, que mantuvo al pueblo bajo Estado de sitio, suspendiendo todas las actividades políticas y sindicales, y cada vez que le daba la gana, imponía toque de queda, obligándonos a correr para ponernos a salvo minutos antes del toque, y evitar la captura o el disparo de las fuerzas del “orden” a su servicio. Con el Estado de sitio y toque de queda, el allanamiento violento de casas y la captura de activistas sociales y políticos se daban sin orden judicial alguna.

Así son las dictaduras, se mantienen por la fuerza de las armas y los fraudes electorales, pues de lo contrario el pueblo los repulsa tal como sucede en Honduras, el pueblo toma las calles para exigir respeto a su voto y se le impone el Estado de sitio y el toque de queda para silenciarlo, para que no diga, para que no proteste, para que no exija, para que no salga a la calle. Pero el pueblo sigue desafiando a la dictadura y a los gringos que están atrás de todo lo que acontece en Honduras, pues en el candidato de la oposición ven al fantasma de Chávez.

La crisis por la que atraviesa Honduras, fue provocada por el Tribunal Supremo Electoral que anunció una importante ventaja de la oposición y luego se produjeron los apagones para variar el resultado, pero también porque el dictador quiere, por las buenas o por las malas, continuar en el poder, no importa si asciende sobre los cadáveres de los valientes hondureños que nos dan un ejemplo de lucha por la democracia. La Policía se rebeló, logró sus objetivos y volvió al redil prometiendo no reprimir las protestas, pero siguen las capturas y el asesinato de hondureños. Los guatemaltecos, no podemos más que solidarizarnos plenamente con el pueblo hondureño en donde ha campeado la muerte, pues como lo dijo el comisionado de la Policía hondureña, Aldo Oliva, “que desde la Casa Presidencial se han ordenado asesinatos de gente importante en este país y tengo los documentos para poder probar lo que digo y las puedo presentar cuando quieran”. Y que atrás de todo “está la parte oscura de la potencia del mundo, Estados Unidos, porque son quienes están interviniendo en esta situación porque no quieren que Nasralla sea el presidente porque temen que se vaya al socialismo del Siglo 21 y nosotros somos autónomos”. Nuestra solidaridad con el pueblo hondureño que merece un mejor futuro. Ojalá y los periodistas y medios de comunicación, no vean al diablo en Salvador Nasralla. Hay que pensar en los periodistas que en Honduras han perdido la vida por ejercer su derecho a expresarse. El pueblo tiene derecho a decidir su futuro.