Domingo 10 DE Diciembre DE 2017
Opinión

Atascos vehiculares, una pesadilla para los capitalinos

No es justo ni responsable hacerse de la vista gorda y dejar que las colas aumenten año con año hasta llegar al grado que haya un colapso.

— Juan José Micheo Fuentes
Más noticias que te pueden interesar

Desde hace algunos años el tránsito vehicular en la capital guatemalteca se ha venido complicando, la demanda de tránsito ha rebasado la capacidad de las calles, saturándolas casi a cualquier hora. Tal fenómeno se está repitiendo en las grandes metrópolis y también en ciudades de países subdesarrollados.

Según el registro fiscal de vehículos de la SAT al 2016 se contabilizaban un millón 325 mil automotores en el departamento central, llegando a circular a horas pico hasta casi un millón de vehículos; los embotellamientos se multiplican, consecuencia que la capacidad vial se diseñó para servir a unos trescientos cincuenta mil vehículos. El costo económico de ello es millonario de quetzales, la pérdida de tiempo en las colas disminuye la productividad del país, los gastos de combustible, repuestos y mantenimiento se acrecientan, y los efectos adversos en la salud se hacen sentir en personas que tienen que soportar entre dos a cuatro horas al día en traslados.

Las herramientas que vienen aplicando países desarrollados son la construcción de nuevas autopistas, periféricos, énfasis en la transportación masiva (líneas del metro, ferrocarriles y buses de vía exclusiva) y medidas de orden restrictivo; en países con ingresos menores el problema es mayor porque además de falta de recursos, las acciones se posponen, hay falta de visión y poca responsabilidad en resolver problemas de fondo, como lo es el congestionamiento vehicular.

Pero, el problema está planteado y las medidas de cambio deben ser emergentes y drásticas. Pues estamos llegando al punto después del cual la circulación se paralizará. El plan de vialidad que se diseñe debe priorizar los proyectos en función de la inversión, tiempo de implementación y precio de la tarifa para el usuario. Hay diferente tipo de medidas pero una que puede ponerse en práctica en el primer trimestre del año 2018 es el escalonamiento de horarios de entrada y salida a los centros de estudio y burocracia que deben iniciar labores a primera hora de la mañana, después a distintas horas entraría el comercio, banca, industria y otras actividades. El transporte pesado debe restringirse para que solo circule a altas horas de la noche y en la madrugada. Asimismo, proceder paralelamente a reestructurar las rutas de buses, sacar de circulación a las unidades obsoletas y revisar los subsidios para únicamente concederlos en función de la mejora en el servicio.

Por otro lado, se necesita concesionar autopistas al sector privado y continuar el anillo periférico regional en el departamento de Guatemala. La otra medida urgente es utilizar la antigua vía del ferrocarril que atraviesa la ciudad, que puede ser habilitada para hacer una nueva línea del Transmetro a todo su largo e iniciar los estudios para hacer el tren de cercanías o un metro elevado. De igual manera la interconexión de la ciudad con los municipios vecinos de Mixco y Villa Nueva puede hacerse a través de nuevas líneas del Transmetro que es la opción más barata y eficiente, que eliminaría una gran cantidad de vehículos y a un precio del pasaje asequible a la gente de menores ingresos. Menos automóviles en las carreteras hace que los autobuses se desplacen a velocidades más rápidas entre los diferentes puntos.

Lo que se persigue es optimizar el uso de la infraestructura, ahorrar tiempo, combustible y disminuir la emisión de gases contaminantes que generan los automotores. No es justo ni responsable hacerse de la vista gorda y dejar que las colas aumenten año con año hasta llegar al grado que haya un colapso. Algo que nadie quisiera; se requiere diseñar a nivel del Gobierno central y municipal planes de ordenamiento y descongestionamiento vehicular e implementar medidas emergentes y sustentables que representen el mayor beneficio para la gente y la economía del país.