Martes 20 DE Noviembre DE 2018
Opinión

El Presupuesto es un crimen

Te recomiendo el informe del cees.org.gt.

— Luis Figueroa
Más noticias que te pueden interesar

No hay que engañarse. El llamado Presupuesto del Estado en realidad es un instrumento para la redistribución de recursos, con criterio político. Es decir, desde el poder.

Por ejemplo, los políticos y burócratas que controlan el Presupuesto toman dinero de los individuos no organizados en la sociedad (o mal organizados) y se los entregan a los individuos organizados. Normalmente la entrega no es del cien por ciento de lo tomado, porque un porcentaje significativo suele “quedarse” en el camino. Aquel reparto es político porque el dinero tomado de los tributarios (así nos llamamos los que somos forzados a pagar impuestos) se le entrega a aquellos individuos y grupos que tienen influenciaå en el poder, o tienen poder. Tal es el caso de Joviel Acevedo y su hueste, los grupos que piden resarcimientos, y una miríada de intereses bien específicos y particulares, ajenos a los de los legítimos propietarios de los recursos que se convirtieron en tributos. ¿Sabes que los que administran el Presupuesto pretenden repartir más de lo que expolian?

Dicho lo anterior, si las cosas siguen como van, el reparto para 2018 subirá más de 13 por ciento comparado con el de este año. Más de Q18 mil millones serán financiados con endeudamiento, que vamos a tener que pagar con tributos y con desempleo productivo. El 64 por ciento del reparto será para empleos y gastos, muchísimas veces improductivo. Solo el 20 por ciento de la redistribución será para inversiones, que no necesariamente resultan productivas, y que muchas veces son de calidad cuestionable. Te recomiendo el informe del Centro de Estudios Económico-Sociales sobre este tema, que puedes ver en cees.org.gt

En un país donde las posibilidades laborales productivas para la población de entre 15 y 29 años de edad son entre decepcionantes y nulas (si es que se puede confiar en los datos del INE), aquella redistribución política y arbitraria (y el desperdicio) de recursos necesarios para crear riqueza es un crimen. Sobre todo, cuando el Índice de Confianza de la Actividad Económica apunta a que casi nueve de cada diez encuestados considera que la economía no está mejor que el año

pasado. luisfi61.com

Etiquetas: