Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Opinión

¿22,675 chapines son muchos o pocos?

Algunos consideran que este número es un verdadero bloqueo a la democracia.

— Rodolfo Neutze
Más noticias que te pueden interesar

Como parte de las reformas a nuestro sistema político nacional, generados a raíz de los eventos de septiembre del 2015, son constantes los artículos de opinión sobre los posibles cambios a la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Existe un estira y encoge sobre las propuestas que emanan de la comisión de Asuntos Electorales del Congreso de la República y las que el pleno de magistrados del Tribunal Supremo Electoral comenta. Dado el peso y la importancia que se le quiere dar a este tema para nuestro futuro, creo que no es ni la primera ni última vez que emitiré mi opinión al respecto, basado en mi experiencia política propia.

Pese a lo que piensa la opinión pública, los partidos políticos actualmente son entidades democráticas e incluyentes, pero sí y solo sí sus miembros respetan y siguen la ley actual. No existen reformas que puedan mejorar las malas prácticas actuales si seguimos dejando igual el factor más importante que es la participación ciudadana responsable y activa. Yo en lo personal creo que ningún cambio dará frutos hasta que no exista un verdadero financiamiento público electoral que quite la injerencia monopólica de intereses privados en los partidos políticos, y que el mismo este directamente condicionado a la capacitación de los miembros de la organización. Solo así evitaremos los abusos de políticos como Baldetti, Baldizón, etcétera, que han dañado la imagen de toda la clase política.

El caso específico al que quiero hacer mención es el del requerimiento de que un partido político cuente con el 0.30% (cero punto treinta por ciento) del total del padrón electoral, es decir 22 mil 675 del padrón de referencia del 2015 que es de 7 millones 556 mil 873 guatemaltecos. ¡O sea que de un estimado de 14 millones un partido político se forma con un poco menos del 0.16% (cero punto dieciséis por ciento) de la población real de Guatemala! Quien considere este un numero alto, y restrictivo, creo que no debiera ver en la política un camino para hacer valer sus ideas.

¿Qué monto preferirían los que se oponen a este número, 500, 1,000, 4,000 guatemaltecos? Considero que la crítica repetida cada cuatro años es que hay demasiados partidos políticos y bajar el mínimo solo agravará el problema. Para de verdad tener instituciones políticas sólidas, hay que meterse a cualquiera ya existente y renovarla. Dejemos esa continua necedad de que todo tiene que hacerse desde cero. Cualquier grupo que tenga ideas de cómo cambiar este país debe participar activamente. Y si solo son 500 o 1,000 los comprometidos, no hagan un partido político nuevo, métanse a uno y les aseguro que con la ley actual serían capaces de cambiarlo desde adentro. Dejemos que la democracia funcione, no pretendamos que leyes específicas hagan lo que personas deben hacer.

Etiquetas: