Viernes 16 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Reducción de impuestos a la clase media

La clase media vive del emprendimiento propio o de su trabajo.

 

— MARIO FUENTES DESTARAC
Más noticias que te pueden interesar

El Gobierno de EE. UU. ha anunciado que propondrá al Congreso una importante reducción de impuestos que beneficiará principalmente a la clase media estadounidense, lo que se espera será un detonante significativo de la expansión económica.

La clase media es la capa poblacional constituida por profesionales, técnicos, estudiantes universitarios, maestros, trabajadores calificados y pequeños y medianos empresarios, cuyo nivel económico o social no es alto ni bajo sino medio. La clase media vive del emprendimiento propio o de su trabajo; y, asimismo, es el segmento poblacional que más consume en el país, que ahorra en los bancos del sistema, que paga la mayor cantidad de impuestos y que promueve el debate intelectual, cultural y político.

El ensanchamiento y fortalecimiento de la clase media es la mayor garantía de gobernabilidad en una sociedad, porque con ello se dinamiza la economía, se afianza el sentido de pertenencia, la interacción social, la justicia del respeto y la comunidad de ciudadanos, así como se alientan las aspiraciones, las iniciativas y los desafíos. Por el contrario, la reducción y erosión de la clase media es traumático para una sociedad, porque la dinámica socioeconómica se ve afectada negativamente, se genera inestabilidad política y se alimenta la desconfianza, el desorden y la violencia.

La clase media tiene conciencia política y protesta contra la mala calidad de los servicios públicos, especialmente en los ámbitos de la justicia, la seguridad, la salud, el transporte y la educación, así como contra el despilfarro de los recursos estatales y contra la corrupción en el sector público. Por consiguiente, la clase media, que, en gran medida, financia al Estado, por medio de impuestos progresivos, es la que demanda mejor calidad del gasto público, el fortalecimiento de las instituciones democráticas, la reforma del sistema político electoral, la protección de la competencia y la garantía de igualdad de oportunidades. Los “clase medieros” hacen gala de autonomía personal y asumen la responsabilidad de su propia vida; por tanto, rechazan la dependencia, el asistencialismo y el clientelismo político; y, por ende, son efectivamente el muro de contención contra el populismo autoritario, despilfarrador, abusivo, sustentado en el odio, el divisionismo y el círculo vicioso de la pobreza.

Jamás debe olvidarse que los principales objetivos del populismo autoritario son destruir instituciones y recrear el círculo vicioso de la pobreza, extremo que se evidencia en las palabras de Héctor Rodríguez Castro, exministro del Poder Popular para la Educación de Venezuela, de extracción chavista: “No es que vamos a sacar a la gente de la pobreza para llevarlas a la clase media y que pretendan ser escuálidos (opositores)”.

En Guatemala, la economía está en contracción, por lo que se necesita que urgentemente se adopten decisiones tendentes a la reactivación económica. En mi opinión, el “Paquetazo Tributario 2012” (Ley Antievasión II, Ley de Actualización Tributaria y demás), que vinieron a gravar con extrema dureza a la clase media, es, en gran medida, el causante de la aguda crisis económica en que estamos sumidos. Sin duda, la aplicación de la referida normativa tributaria ha desestimulado la inversión productiva y las transacciones económicas.

Consecuentemente, en lugar de seguir pensando en gravar más los ingresos y patrimonios de la clase media, como proponen los militantes tributarios, debería seguirse la lógica estadounidense de importantes desgravaciones para dicho sector, con miras a la expansión económica. De hecho, con el solo anuncio de las reducciones impositivas a la clase media en EE. UU., los agentes económicos y los mercados han reaccionado con optimismo y confianza, extremo que anticipa generación de emprendimiento y empleo, así como crecimiento económico, de lo que está necesitado nuestro país.

Etiquetas: