Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Desarrollo del cristianismo en el mundo (III)

Muchos cristianos migraron a Italia y dieron impulso al Renacimiento italiano.

 

— Fernando González Davison
Más noticias que te pueden interesar

El napolitano Santo Tomás de Aquino elevó la razón y la lógica para responder a cientos de preguntas sobre Dios, Jesús y dogmas, siguiendo a Aristóteles y a sus seguidores como Abesena y Aberroes, que eran musulmanes que seguían a los griegos, cuyas obras en medio del saqueo hecho por los “bárbaros”, se habían destruido Roma en el siglo V. Aquino tomó las traducciones al latín y, con ese acervo, escribió Summa Teológica en el siglo XIII.

Esa “unidad del conocimiento” dio vía a las grandes catedrales góticas que surgieron para ensalzar al reino de Dios con una nueva arquitectura (y más impuestos). Meinster Eckardt, un franciscano, fue el primer gran filósofo alemán. La Santa Sede canonizó a San Brigitta en Suecia luego de aceptar el cristianismo en los países nórdicos. El misticismo de nueva cepa lleva esa visión.

Los grandes cambios en el siglo XIII continúan con Dominico y Francisco al desarrollar las órdenes mendicantes en Hispania e Italia, órdenes que llevan sus nombres. La enseñanza va a ser su consigna. A Francisco de Asís lo llaman el “segundo Jesús”. Caterina de Sienna va a seguir sus pasos de silencio y estudio “para reparar la casa” a través de la contrición. Las órdenes se levantan contra la herejía de los Cátaros, con la complacencia del Papa Inocente III. Estas dos órdenes pregonan la vida simple. Los dominicos van a iniciar la inquisición para juzgar a los herejes cátaros, lo que les creó una imagen oscura por darles un martirio infame.

Entre el siglo XIII al XVI los cristianos, musulmanes y judíos convivieron en Medio Oriente y en Hispana, con cierta tensión pero en equilibrio. De ahí salió la palabra castellana “convivencia”. Desde el siglo VII los cristianos visigodos y vándalos en Hispania convivieron bajo el poder morisco-musulmán. Esa “convivencia” influirá en la lengua castellana, con una estructura tomada del hebreo con cientos de palabras árabes. En España fue menos obvia la imposición del Islam y dio lugar al florecimiento cultural en Córdova, que llegó a rivalizar con Bagdad en lo cultural: Averroes es su gran intelectual en todos los campos, que propaga el conocimiento de Avicena, nacido en la frontera de Persia y Afganistán. En Hispania también estaba el judío Moisés Maimónides que, junto con Averroes, siguieron traduciendo al latín a los filósofos griegos, lengua franca en el mundo medieval europeo, y sus textos nutrieron a las universidades cristianas del área Hay un intercambio de ideas entre tierras persas, sirias, hispanas con las europeas. Hay animosidades propias del prejuicio irracional entre las distintas confesiones. En Hispania continúa la “reconquista” de los cristianos contra el Islam, la violencia recrudeciendo en las tres religiones. El Islam, a través de los turcos, cercaba a la vez Constantinopla (hoy Estambul), debilitada por el ataque sufrido por una Cruzada enviada por el Papa años atrás. Algo que no perdonó el Pope ortodoxo. El islam abarcó gran parte de Asia en detrimento del budismo que se replegó a China y el lejano oriente. Los mongoles atacaron Bagdad en el siglo XIV y se retiraron. Los turcos musulmanes finalmente ocuparon Constantinopla en 1453, causando una conmoción europea al temer que los días del cristianismo estaban contados. Muchos cristianos migraron a Italia y dieron impulso al Renacimiento italiano. Moscú anunció que sería la “tercera Roma”, nueva capital del credo cristiano ortodoxo. El descubrimiento de América alimentó la idea de una nueva tierra prometida para el cristianismo acechado por el islam.

Etiquetas: