Sábado 18 DE Noviembre DE 2017
Opinión

Guatemala a examen

Perderemos con pésima nota.

 

— Helmer Velásquez
Más noticias que te pueden interesar

Este ocho de noviembre, comparecerá el Estado de Guatemala ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU; el objeto: someterse al Examen Periódico Universal en donde se evalúa –a la luz del informe presentado por el gobierno de la República, en representación del Estado– avances o retrocesos en el cumplimiento de los Derechos Humanos en el país. Análisis que es extensivo, a los instrumentos sobre Derechos Económicos, sociales y Culturales suscritos por Guatemala. Algunos de los cuales, hemos incorporado como leyes al andamiaje jurídico del país. Junto al informe oficial, el Consejo conoce relatorías elaboradas por agencias de la ONU en el país y con especial interés acoge el informe alternativo que puntualmente presentan organizaciones del Movimiento Social guatemalteco. Narrativa, que abre la mirada de los consejeros, con  opiniones desde los sujetos… los afectados.

Al final del examen. El Estado analizado recibe por acción u omisión, una serie de recomendaciones sobre aspectos en los que debe mejorar. Si bien no se trata de una nota, en estricto. Guatemala ha salido recurrentemente del examen –celebrado cada cuatro años– con más recomendaciones que las páginas del informe oficial -20. Generalmente el Estado de Guatemala acepta las recomendaciones y se compromete, como niño regañado a cumplirlas. Cuestión que al final nunca –hasta ahora– ha hecho. Salvo, cuestiones meramente formales. Este cinismo estatal y la permanente violación a los Derechos Humanos, nos mantiene ante el mundo como Estado paria. Es decir, un Estado en el que no se puede confiar. Que viola los derechos de sus ciudadanos sin inmutarse. Un Estado sin justicia social. Ah, pero luego las élites: políticas, económicas y militares argumentan que la inversión de calidad no llega a este país. Por la “falta de certeza jurídica y la resistencia de grupos comunitarios al desarrollo”. Callan intencionadamente, que quienes colocan al país en la página gris de la mirada internacional –todos lo sabemos– son ellos: Que violan derechos laborales, encarcelan y asesinan dirigentes sociales, matan –literalmente– de hambre a niños y niegan escuela y salud al pueblo. Son ellos, quienes se rasgan las vestiduras por “el Estado de derecho”, quienes nos han llevado a este modelo social inviable. Tiran la piedra y esconden la mano.

Esta vez, una coalición ad hoc de organizaciones sociales ha hecho llegar a la ONU su informe y estarán presentes en la cita. Guatemala está en momentos de transformación. Es una excelente oportunidad para hacer de los Derechos Humanos la base del cambio, de la política pública y la democracia que queremos.