Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Entre la depuración y el recambio

La depuración del sistema generará vacíos y si no hay gente que dé la talla para llenar los mismos, entonces la crisis solamente aumentará.

 

— Roberto Antonio Wagner
Más noticias que te pueden interesar

Desde hace dos años la lucha contra la impunidad y la corrupción ha liderado la agenda nacional. El gobierno corrupto de Otto Pérez Molina demostró lo nocivo que la corrupción y la llamada “cooptación del Estado” pueden llegar a ser impidiendo el desarrollo y complicando el crecimiento económico del país. Es más, podemos asegurar que esta lucha se ha convertido la prioridad en definir el interés nacional del país, dejando en un segundo plano temas que, previo al 2015, dominaban dicho interés como la seguridad ciudadana y la economía, no solo dentro de la agenda nacional sino también como parte de la agenda internacional de los países cooperantes con Guatemala.

Dos años después la importancia de dicha lucha se mantiene y para nada debe pasar a un segundo plano pero hoy nuevamente la seguridad y la economía y la infraestructura comparten prioridad con la lucha contra la corrupción. En mi opinión nunca debieron dejar de serlo, pero era necesario concentrar fuerzas para eliminar los obstáculos del nefasto gobierno de Pérez Molina, Baldetti y Sinibaldi.

En la actualidad esta concentración de fuerzas no resulta tan clara como en el 2015. Más allá de la crisis política, centralizada en el pulso político entre CICIG/MP y Gobierno Nacional/Municipalidades, Guatemala atraviesa una crisis económica, de infraestructura y con índices inaceptables de inseguridad y criminalidad. Y es en estas áreas donde podemos ver como la corrupción afecta el desarrollo y crecimiento del país. Pero la depuración debería una cara de la moneda, el recambio debería ser la otra.

La depuración del aparato estatal es necesaria, una reforma a la Ley Electoral y de Partidos Políticos también lo es, pero de nada servirán ante la ausencia de liderazgo y con este me refiero no solo a una persona, sino a equipos de trabajo orientados bajo una visión viable de país. ¿Hasta cuándo existirán las condiciones para que otros se atrevan a participar en la vida pública? ¿Hasta que no exista corrupción? ¿Hasta que la CICIG lo diga? La depuración del sistema generará vacíos y si no hay gente que dé la talla para llenar los mismos, entonces la crisis solamente aumentará.

@robertoantoniow

Etiquetas: