Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Opinión

El rincón de Casandra

Frases heroicas.

— Jacques Seidner
Más noticias que te pueden interesar

Es satisfactorio enterarse que esta columna es leída por personas que muestran curiosidad histórica. Para tranquilidad de alguna inquieta e inconforme lectora se le puede asegurar que no hay pruebas fiables de que Hitler se halla dirigido al general Von Choltitz –Comandante alemán del Gross Paris– con la pregunta “¿ARDE PARÍS?” ello en agosto de 1944 cuando el Ejército aliado estaba a las puertas de la la capital francesa. Es más probable –tal como sucede con otras frases “históricas”– que esta expresión fuese compuesta a posteriori ello por conveniencia política, estética o simplemente literaria por algún relator o periodista de la “pequeña Historia”. Como ejemplo y en paralelo parece poco probable que Julio César –cosido a puñaladas en el Senado romano año 44 a. C.– haya pronunciado la frase lapidaria “y tú también hijo mío” dirigiéndose a Marcos Brutus protegido suyo y a la vez uno de sus propios asesinos. Aceptemos sin embargo que dicha exclamación casa bien con la saga y el mito cesarista. ¿No sería más bien probable que César sorprendido por el ataque súbito de los Padres de la Patria se haya expresado con cólera en ese trágico y último momento de su vida con un prosaico “¡qué bruto!” que ha pasado los siglos hasta llegar a nosotros. …En todo caso y en cuanto a “¿Arde París?”, conociendo el carácter irascible y violento del Führer ¿no será más creíble que la llamada a Von Choltitz fuera un continuo y habitual “monólogo hitleriano” reprochándole a su subalterno el no haber defendido París a ultranza según sus previas instrucciones? Se pensaría más bien de parte de Hitler en palabras tales como “estúpido, traidor, que se ajustarían más a su psicología y estilo y no un ¿Arde París? demasiado literario y amanerado sobre todo en ese momento de tensión que se vivía sin duda en el cuartel general del Führer en Berlín. … Y en efecto esa locución existe como título de un best seller sumamente entretenido escrito por Dominique Lapierre y Larry Collins que relata la sublevación del pueblo de París en agosto de 1944 hecho previo que se produjo al acercarse a la capital la vanguardia aliada encabezada por las Fuerzas de Francia Libre del general Leclerc. En cuanto a Von Choltitz –al haber desobedecido y / o traicionado a Hitler–, cada quien lo interpretará según su propio criterio, capituló oportunamente y evitó así ser enjuiciado en Núremberg al término de la guerra. Murió tranquilamente en su cama en Alemania “rodeado por sus seres queridos” en 1966 … y así va la Historia que no son sino historias.

Etiquetas: