Jueves 22 DE Noviembre DE 2018
Opinión

Algunas de las asignaturas pendientes del MP/CICIG

Eco a lo dicho por el Presidente de la Conferencia Episcopal.

 

— Gonzalo Asturias Montenegro
Más noticias que te pueden interesar

Para graduarte en la Universidad, necesitas cursar y aprobar todas las asignaturas del pénsum de estudios; de lo contrario, no podrás vestir la toga y el birrete. Según esta metáfora, el MP/CICIG aún tienen asignaturas cruciales pendientes de cursar y de aprobar para ponerse la toga, lo cual, a principios de este mes, expresó, de otra forma, el Presidente de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica. Veamos.

Antes de que la Fiscal Thelma Aldana asumiera el cargo y antes de que Iván Velásquez viniera a Guatemala para dirigir la CICIG, ya era del conocimiento público, tanto en el país como en el extranjero (en donde se hicieron las primeras publicaciones), que por las unidades del Transurbano se pagó un 25 por ciento más del precio de mercado. Años antes de que se iniciara la investigación del nauseabundo negocio de La Línea ya era público que todo lo relacionado con esta operación del gobierno de Sandra/Álvaro apestaba a corrupción. Pero, el MP/CICIG prefirieron, sin explicación alguna, ver para otro lado, lo cual ha suscitado todo tipo de suspicacias y suposiciones; ¡y con razón!

En su libro Rendición de Cuentas, Alberto Fuentes Knight, refiere asuntos de gobierno (el libro es ameno), pero si bien es interesante lo que dice, es más aún lo que calla el exministro de Finanzas, porque medio opúsculo debió haberlo dedicado a la megacorrupción del gobierno de Sandra/Álvaro del que formó parte. El caso de Transurbano y negocios vinculados y subsecuentes, parecieran salpicar a Fuentes Knight. ¿Por qué las investigaciones e imputaciones de estos negocios han avanzado tan poco en el MP/CICIG? Una pregunta sin respuesta a hechos que dan pábulo a todo tipo de especulaciones. En realidad, el MP/CICIG le dan la munición a sus opositores, entre los que, por cierto, no estoy yo.

Otro negocio corrupto al que no se le ha puesto interés aclarar, no obstante ser de larga data, es el del millonario y corrupto subsidio al servicio de transporte público capitalino. Así, hace ya seis años (mucho antes de que se iniciara la investigación de La Línea), setenta transportistas denunciaron en el MP que eran extorsionados por la propia directiva; y entre todo lo que revelaron se supo que solo el 43 por ciento de las unidades subsidiadas circulaban. ¡Increíble que no se le preste atención! Gran parte de los fondos erogados por el Estado en calidad de subsidio, se sabe que terminan en Financiamiento electoral ilícito. ¿A qué políticos y funcionarios y exfuncionarios públicos favorece el que este hecho delictivo no lo investigue el MP/CICIG, y que haga las imputaciones del caso?

Por falta de espacio me refiero solo a un hecho más, el del robo de la energía eléctrica por parte de Codeca y sus aliados; un escenario que no ayuda a presentar al país como una nación que tiene certeza jurídica; y que dentro de nuestras fronteras lleva el mensaje a la población de que se puede robar impunemente. Pero lo que resulta increíble es que Codeca quiera convertirse en partido político, con ese u otro nombre, el cual nacería entre pañales y cagadas de la corrupción. Su propia formación se haría con Financiamiento ilícito. En forma salamera, Codeca alaba el trabajo de la CICIG. (Mejor le deberían decir a Codeca: ¡no me defiendas compadre!). ¿Por qué el MP (si es que el caso no es de competencia de la CICIG) le da tan poco interés a desbaratar, de una vez por todas, un robo tan grande, que se produce a diario? Otra pregunta sin respuesta. ¿A quién beneficia; hay en ello alguna agenda oculta? ¿Quién sabe? El hecho de que el MP/CICIG investiguen unos hechos y otros no, todo ello con claros beneficios políticos (como es el caso de Sandra Torres, que ahora dice que Le Toca; Alberto Fuentes Knight, que aspira a una candidatura; y el propio Codeca, que quiere tirarse al palenque de la política partidista) termina siendo un hecho que alarma, porque si el MP/CICIG sacan tarjeta roja a algunos jugadores, y guiñan el ojo a otros, que cometen las mismas infracciones deportivas, están sujetos a la rechifla del estadio por ser árbitros parciales según la metáfora deportiva, que es lo que me parece que algunos sectores están empezando a percibir, más que por cuestiones ideológicas, por hechos por los que el MP/CICIG dan la pauta. Está bien que sienten a Jimmy en el banquillo de los acusados por financiamiento electoral ilícito, pero ¿lo harán también con los secretarios generales de los otros partidos políticos, incluida la URNG? ¡El financiamiento electoral ilícito saca chispas por todos lados, y tiene más colas que las del diablo!

Este artículo busca lo que de verdad pueda tener lo dicho por el Presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, Monseñor Gonzalo de Villa, que aseguró que “Iván Velásquez es un hombre valiente, pero al que se le ha criticado por ser selectivo hacia grupos o personas en sus investigaciones”. (Cfr. Prensa Libre, 3 de septiembre de 2017, página 6), que es un criterio que se está generalizando en perjuicio del trabajo del MP/CICIG y, por ende, de Guatemala. ¡Es muy importante para nuestro país tener un MP/CICIG fuertes y ecuánimes!; pero no, como se dice en buen chapín, que estén ladeados.

Yo que en esta columna he defendido reiteradas veces el trabajo del MP/CICIG, y que he criticado la gestión de Jimmy por errática y desacertada, ahora también, con la misma fuerza, señalo que el MP/CICIG no están siendo una escoba que barra parejo. La mejor forma de refutar este artículo es que se inicien de inmediato las respectivas denuncias en los tribunales por estos y otros casos de corrupción añeja, sin apañar a ningún actor político, porque o todos hijos o todos entenados. Con buena fe, ¿quién con una luz se pierde?

gasturiasm@gmail.com

Etiquetas: