Martes 25 DE Septiembre DE 2018
Opinión

Nada que se llame vergüenza

Está claro, que en el Organismo Ejecutivo y en el Congreso no hay nada que se llame dignidad ni vergüenza.

 

— Miguel Ángel Albizures
Más noticias que te pueden interesar

Cuando uno se entera de noticias como la votación de los diputados apoyando al presidente y escasas horas después, de un bono de “solidaridad” por 50 mil quetzales mensuales  que le da el Ministerio de la Defensa al presidente, uno no sabe qué pensar, qué decir o qué escribir. Es tal el descaro y la impunidad que uno se queda perplejo, pues no es lo que la iniciativa privada le da por los favores que recibe, sino es lo que un ministerio, con los recursos del mismo pueblo, le entrega mensualmente.

Para terminar de ganarse el repudio popular y cuando estamos por enviar este artículo, los diputados aprueban reformas al Código Penal para beneficiar al presidente y a los partidos que reciben financiamiento electoral ilícito. Con esas noticias, uno entiende perfectamente porqué no quiere darle la cara a los periodistas,  ni responder sus preguntas, y es porque se cobija bajo las naguas de militares retirados y en activo. Eso de querer poner fin a la corrupción o por lo menos hacer que los funcionarios públicos piensen dos o tres veces antes de meter las manos en los recursos que manejan, no va con el presidente. Eso de llevar a tribunales a gente de la crema y nata de la oligarquía que financió su campaña, es algo de mal gusto, pues ellos, junto con los que no piensan en el país,  lo siguen cargando en andas y echándole vivas.

Multiplique 50 mil por 9 y esa es la cantidad que ha recibido Jimmy Morales de regalo del Ministerio de la Defensa. Es decir, un salario más de otra institución del gobierno, delito que se ha condenado en otros funcionarios que han tenido dos salarios de instituciones del Estado y que al igual, en este caso, debe ser perseguido y penalizado no importando que se trate del Presidente de la República y del Comandante General del Ejército. ¿Qué despiertan en nosotros esas noticias? Si es aceptación silenciosa qué mal andamos, pues ello no contribuye en nada a desterrar la impunidad y la corrupción. Si es rechazo, pero no protesta activa, no sirve de nada porque seguirán haciendo lo que les dé la gana, pero si es rechazo y protesta en las calles, en las plazas y frente al Congreso, eso es ejercer el derecho a la protesta, a la resistencia, a la petición de renuncia y juicio a los corruptos. Si es así, ellos verán la fuerza y la furia del pueblo que exigirá, justamente, que sean llevados a los tribunales quienes han caído en corrupción y han actuado impunemente. Sí, está claro, que en el Organismo Ejecutivo y en el Congreso no hay nada que se llame dignidad ni vergüenza. Seguir tolerando eso, es permitir que se hunda el país en el subdesarrollo y que las mafias sigan haciendo lo que les venga en gana.

La lucha conjunta de los sectores sociales conscientes, organizados o no, debe ser el camino a seguir porque es el único que nos conduce al rescate del país, a profundizar la democracia y garantizar un mejor presente y futuro a esta generación y a las futuras.

Etiquetas: