Martes 19 DE Marzo DE 2019
Opinión

Inmunidad facilita la impunidad

Sin duda, la lucha contra la corrupción pasa por retirar los antejuicios.

 

— Rosalinda Hernández Alarcón
Más noticias que te pueden interesar

Los eventos naturales y climáticos no dan tregua a los reclamos ciudadanos a favor del desafuero del presidente de la República de Guatemala, Jimmy Morales, acción que permitirá profundizar en las investigaciones sobre el manejo de recursos realizado durante la campaña electoral, previa a la segunda vuelta.

Aunque algunos analistas insistan en asegurar que la disputa entre empresarios mercantilistas y fascistas pronto se resolverá a favor de los primeros, y que las acciones de protesta están totalmente manipuladas por dineros gringos para que se acepte el Plan Alianza por la Prosperidad (financiado por el gobierno estadounidense), lo cierto es que existen fuerzas ciudadanas independientes -algunas con experiencias de acción recientes y otras con años de participación política- las cuales coinciden en ejercer sus derechos sin la cobija de ningún partido o agrupación política, algunas cuentan con liderazgos reconocidos y otras no, pero están motivadas por su hartazgo a la corrupción y la impunidad. Lo interesante es que ahora se ha hecho más evidente que el enojo a los saqueadores del Estado, también conlleva un rechazo explícito al modelo económico extractivista.

Los agoreros de la desesperanza, quienes a su vez son renuentes a asumir compromisos de acción política, solo ven las manifestaciones públicas que tienen lugar en la ciudad capital, porque ignoran los múltiples movimientos sociales que ocurren en diferentes lugares del territorio guatemalteco, algunos vinculados a la producción, a la educación superior, a la reivindicación de las culturas indígenas y afrodescendientes, a la búsqueda de una vida libre de violencias patriarcales. Tampoco reconocen cómo ahora para más personas es evidente que entre los corruptos hay funcionarios públicos, empresarios, presta nombres, abogados, banqueros e incluso cuerpos de seguridad.

La disyuntiva entre apoyar a Iván Velásquez o a Jimmy Morales representa una mirada muy limitada para quienes exigen intensificar la lucha contra la corrupción, porque saben que se han articulado mafias para perfeccionar los abusos de poder, el litigio malicioso y la desinformación para generar miedo/confusión, así como para impedir las reformas al sistema de justicia y de partidos políticos. También reconocen que las exigencias para derribar la impunidad se vinculan a la construcción de agendas que aborden problemáticas urgentes y perfilen alternativas emancipadoras porque solo así será posible acabar con las múltiples desigualdades. Pedir cárcel para los corruptos es insuficiente, aunque hay que hacerlo, como lo demandan quienes exigen al menos 105 votos para que se le retire el antejuicio a Morales. Por ello estarán frente al Congreso de la República el domingo 10 de septiembre, a partir de las nueve de la mañana.

La lucha contra todo tipo de corrupción tiene que continuar. Se requiere investigar a las empresas privadas de seguridad (que tienen aproximadamente 45 mil guardias), para las que es común que se les escapen tiros, como aquél que le arrancó la vida a Patricia Samayoa, según dijo el exjefe de recursos humanos de Shield Security, Héctor Monroy.

Etiquetas: