Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Opinión

El futuro de la energía

Las micro redes son de mucha utilidad en áreas remotas que no tienen acceso a la red tradicional.

 

— Dafne Retana / AGER
Más noticias que te pueden interesar

A lo largo de las últimas décadas se ha visto una tendencia mundial hacia las energías renovables. Los países más desarrollados han incorporado políticas de fomento y han sido diversas las tendencias adoptadas, las cuales buscan mejorar el acceso a la energía eléctrica, a través de una mayor utilización de recursos renovables, de manera más eficiente y con costos reducidos.

La primera tendencia es en cuanto al incremento de la energía solar y eólica, específicamente a pequeña escala. La generación fotovoltaica a nivel mundial ha tenido un crecimiento exponencial, evolucionado de un nicho de mercado de pequeña escala a ser una fuente principal de electricidad. Se estima que la producción actual es suficiente para abastecer entre el 1.3 por ciento y el 1.8 por ciento de la demanda de electricidad global. Para el 2050, se espera que la generación fotovoltaica se convierta en la fuente principal de energía a nivel global. En cuanto a la energía eólica, de acuerdo con las últimas estadísticas del Consejo Global de Energía Eólica, 28 países alrededor del mundo tienen más de 1GW de capacidad eólica instalada y más de 1 millón 100 mil personas son empleadas por este sector.

La segunda tendencia es en cuanto al almacenamiento de energía, la cual es una herramienta crucial para hacer posible la integración de la energía renovable y desbloquear los beneficios de la generación local y el abastecimiento de energía limpia. El almacenamiento de energía puede suavizar o reforzar la producción de los parques eólicos y solares; es decir, puede reducir la variabilidad de la energía producida en un momento determinado.

Actualmente las deficiencias de la red eléctrica centralizada se han hecho cada vez más evidentes. Por esta razón, se está buscando crear un nuevo sistema de abastecimiento de energía, que pueda ser más estable y seguro, que pueda acomodarse a grandes porcentajes de recursos renovables variables. Por esta razón, se ha incrementado el uso de las micro redes, las cuales marcan la tercer tendencia. Las micro redes son de mucha utilidad en áreas remotas que no tienen acceso a la red tradicional ya que es demasiado costoso poder llevarlas hasta ahí. En estas áreas, las micro redes reducen el consumo de combustibles caros y contaminantes, sustituyéndolos por energía renovable, como pequeñas centrales hidroeléctricas.

Finalmente, la cuarta tendencia es respecto nuevos modelos de financiamiento como el “crowdfounding”, el cual se refiere a la práctica de financiar un proyecto o programa a través de la recaudación de contribuciones monetarias por medio de un gran número de personas. En países de Latinoamérica, el acceso a la energía sigue siendo un aspecto crítico para el desarrollo, lo cual puede ser abordado por estos sistemas de financiamiento.

En conclusión, todas estas tendencias están interconectadas y están encaminadas a dar solución al problema de acceso a la energía a alrededor de 1.2 billones de personas en el mundo que aún no cuentan con este servicio. Esta problemática se encuentra establecida en el objetivo 7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el cual busca garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos, por lo que estas tendencias están convirtiéndose en la mejor forma de alcanzar una solución.

Etiquetas: